Temas Especiales

23 de May de 2022

Columnistas

Panamá y el mundo: una deuda con Darién

“Alentamos al Gobierno de turno por las iniciativas-propuestas que avizoran una seria, justa y permanente atención para aprovechar el gran potencial para el desarrollo de Darién-Panamá”

El 27 de diciembre de 2022, Darién cumple cien (100) años de haber sido legalmente fijada como provincia panameña; después de su viacrucis desde la conquista-colonización española, hasta la fecha antes anotada; sumando increíblemente 510 años y pasar por varias caprichosas-ensombrecedoras denominaciones, tales como: comarca-región, provincia, alcaldía, territorio, distrito e intendencia.

Quizás, más que por lo feraz de su naturaleza que, por lo inconquistable de su población original-autóctona (indígena-negra, con representatividad en Cémaco y Bayano), se hizo imposible ese dominio sojuzgador; abriéndose el libertinaje para que aventureros extrajeran su riqueza material (oro, maderas, caucho, raicilla y tagua). Se tejieron leyendas y estigmas para presentar a Darién como un área para perder lo obtenido y recibir castigo quien osara visitarla. Tanto fue lo intencional, para lo marginal, que se llegó a acuñar la expresión “Cuando vayas al Darién, encomiéndate a María, que en sus manos está la entrada y en Dios la salida”. Aún, hace pocos años y en el código mental de muchos, se sentía como castigo, para un funcionario, recibir traslado a Darién.

“Cuando uno advierte que fue el Darién la puerta de entrada hacia las amplias extensiones que bañan el Pacífico (de Chile, a Alaska, Japón, Filipinas y Australia), donde el progreso es evidente, en tanto que en él parece que el tiempo se hubiera detenido, uno tiene que hacerse serias reflexiones. Parece como que una complicidad se hubiera organizado para abandonar a su propio destino al área primera de los territorios bañados por el más grande de los océanos.

Eso da méritos y confiere primacía. Cuando Panamá presenta ante el mundo los momentos estelares de su historia, tiene que presentar entre ellos, en un sitio cimero, estos aportes del solar darienita. Por eso reclamamos para el Darién un trato cónsono con estos antecedentes. Mientras más se demore acelerar el paso de esa región olvidada, más ancha se hará la brecha que la separa del resto del país y de las áreas desarrolladas del mundo. No es asunto de lástima ni de caridad. Es un asunto de conciencia, de equilibrio”. Extracto del libro “El Darién, imagen y proyecciones”, de Teodoro E. Méndez M.

¿Sabe usted que Darién (16 803 km2) es la más grande provincia de Panamá (75 517 km2) -casi la cuarta parte del territorio nacional-, con población aproximada de 50 000 habitantes, y la menos desarrollada, pese a su riqueza natural?

Se estima que, a Darién, desde 1903, se le ha extraído una riqueza material calculada en $160 mil millones, para beneficio del “libertinaje” de empresas, no tan “privadas”, ajenas al Darién; cuyas utilidades no se ha reinvertido en esta provincia. Darién, obviamente, ha servido para beneficio de lo externo a ella, cumpliéndose el adagio “cada gran riqueza genera una gran pobreza” o “detrás de cada gran riqueza se esconde un crimen”. Todo lo anterior con la complicidad de Gobiernos y participación ingenua de las fuerzas físicas provinciales que desconocen “si alguien gana es porque otro pierde”. En evaluación para la distribución de la riqueza, lo que injusta e inhumanamente ha recibido Darién, se denomina saqueo y despojo de bienes ajenos (Darién) por el explotador (empresas privadas).

Irónicamente, el mundo (ONU) destaca a Darién, con su gran hidrografía, riqueza forestal y la mitad de su territorio selvático para la protección de la biosfera; pero a cambio no se otorga asistencia para superar las deficiencias -debilidades, con la ausencia de programas para fortalecer su estructura socioeconómica. Empero destacan El Tapón del Darién, como lo más importante de él. Debe ser, por este injusto trato, una protesta-reclamo panameño, para que se cumpla-compense el sacrificio por esa entrega, tal como la reciben otros países.

Alentamos al Gobierno de turno por las iniciativas-propuestas que avizoran una seria, justa y permanente atención para aprovechar el gran potencial para el desarrollo de Darién-Panamá. Impulso que se inició, paradójica-objetiva e imparcialmente con el régimen militar dirigido por el general Torrijos; con seguidos aportes de los siguientes gobiernos civiles; reconociendo que resta más por ejecutar sobre lo menos ejecutado.

Loor a quienes, con muestra de amor extendido a cumplir con demanda colectiva para que Darién recibiera el respeto jurídico-político de provincia, dejando de ser Intendencia, mediante Ley 22 de 1922, del 27 de diciembre; aprobada por la Asamblea Nacional y refrendada por el presidente, Dr. Belisario Porras; siendo ellos: Juan B. Carrión -primer gobernador; Lic. Darío González -juez de Circuito; Martín Ambulo -fiscal del Circuito; Julián Pérez -teniente, jefe de la Policía Nacional; Enrique Escartín -secretario de la Gobernación; Vicente Melo O. -secretario de Juzgado.

Personas con una conciencia abierta-visionaria, con clara demostración de que los verdaderos cambios son productos-resultados de las fuerzas endógenas-internas que organizada y competentemente afrontan históricamente la superación de obstáculos frenadores del desarrollo.

¿Poseemos esos seres humanos en Darién?

Educador