Temas Especiales

26 de Jun de 2022

Columnistas

Este pueblo no aguanta más

(...) lo que vivimos es una expresión más de la crisis del sistema y del modelo neoliberal, profundizada por la problemática sanitaria y la guerra entre Estados Unidos-OTAN y Rusia que tiene como escenario Ucrania.

Este pueblo no aguanta más. Es un conjunto de problemas que se vienen incubando desde antes de la pandemia, pauperizando aún más las condiciones de vida del pueblo humilde y trabajador. Como hemos señalado, lo que vivimos es una expresión más de la crisis del sistema y del modelo neoliberal, profundizada por la problemática sanitaria y la guerra entre Estados Unidos-OTAN y Rusia que tiene como escenario Ucrania.

Entre los principales problemas que se enfrentan están: el alza del precio del combustible, alimentos y medicamentos (el nivel de inflación acumulada es de los más altos en la última década y se proyecta que los precios seguirán aumentando); el deterioro de la salud, aumento de los casos de covid-19, el sufrimiento de asegurados y pensionados ante las carencias de la institución y el deterioro de la infraestructura; el alto desempleo, informalidad laboral, los despidos injustos; bajos salarios y pensiones; los intentos de seguir reformando el Código de Trabajo ahora con el desconocimiento a los trabajadores del sector turismo del salario que se debe pagar los días domingo; la falta de respuestas a las demandas de las comunidades (agua potable, infraestructura pública, vivienda digna, luminarias, tierras) y, en muchas ocasiones, pobladores víctimas de desalojos forzosos; el hambre creciente, el aumento de la pobreza y de la desigualdad; la inseguridad y desaparición de mujeres; violación de los derechos humanos y los abusos policiales; la exclusión y discriminación de todo tipo. La carga de la pandemia se la impusieron al pueblo humilde y trabajador.

Persisten empresas que mantienen a los trabajadores con jornadas y salarios reducidos, precarizándoles aún más sus condiciones materiales de vida. Más de 87 mil no han sido reintegrados. El gobierno no es capaz de generar una real política de empleo, su fórmula sigue el entregar recursos monetarios a las empresas (Ver Programa Empleo Solidario De Incentivo Para La Contratación Laboral, que plantea intermediación con las empresas privadas que ofrezcan vacantes laborales y se garantiza un incentivo económico de $900.00 a las empresas que realicen las contrataciones); dirigido a las microempresas, pero del cual no sorprende que se aprovechen grandes empresas y empresarios vinculados al Gobierno.

En medio de esta caótica situación socioeconómica, continua el alto endeudamiento público, la corrupción y el robo, la impunidad. En materia política, es evidente la falsa democracia y el fraude anticipado de las elecciones del 2024 en conocimiento del Tribunal Electoral, sin que actué; los acuerdos de recámaras entre los partidos políticos tradicionales, seudo independientes y fracciones del poder económico. Continúan los privilegios a grupos económico dominantes, tal es el caso de incentivos fiscales (se trata de más de 800 millones en incentivos y créditos para 5 grupos económicos), créditos, exoneraciones y subsidios para grupos oligárquicos. También, la falta de libertad de expresión y la manipulación de los grandes medios de comunicación social; justicia corrupta. Aunado a ello, la pérdida de soberanía debido a una política exterior servil a las grandes potencias.

El pueblo se moviliza. A lo largo y ancho del país las comunidades y organizaciones populares se manifiestan, tal como ha ocurrido en Colón. El Gobierno incapaz de ofrecer respuestas arremete, con la represión infiltra elementos del PRD, para desvirtuar la lucha fomentando acciones ajenas a la legítima protesta.

La realidad nos obliga a continuar la lucha en defensa de nuestros derechos. A 119 años del fusilamiento de Victoriano Lorenzo, llamamos al pueblo a la unidad y la lucha, a crear condiciones para una Asamblea Constituyente Originaria con plenos poderes para acabar con el Estado mafioso y fundar una nueva República. Seguir en la lucha por trabajo digno y salarios justos, por rebaja y congelamiento de precios, por la garantía de derechos laborales y sociales; por que como nos enseñó el cholo Victoriano “la pelea es peleando”.

Secretario general de Conusi-Frenadeso