17 de Ago de 2022

Columnistas

La verdad sobre el Control de Precios

El control de precios pretende proteger al consumidor, para que pueda comprar a un precio menor al de mercado, lo cual resulta ser muy atractivo para los consumidores y sus proponentes señalan que es una medida que traerá prosperidad y felicidad al pueblo.

El control de precios pretende proteger al consumidor, para que pueda comprar a un precio menor al de mercado, lo cual resulta ser muy atractivo para los consumidores y sus proponentes señalan que es una medida que traerá prosperidad y felicidad al pueblo.

Evidentemente, si uno les preguntara a las personas si les parece buena idea que los productos que consumen tengan un precio menor, la respuesta más común sería “que idea más fabulosa, pagar menos”.

Si se establece un precio de control más bajo que el de mercado, muchas más personas van a querer obtener estos productos, incrementándose la demanda.

No habrá suficientes bienes para satisfacer esa demanda incrementada, ocasionando que aparezca el fenómeno de la escasez.

Ese incremento del consumo por la reducción del precio provocado por la medida de control producirá enormes filas, como la de las ferias compita, ocasionando que solos aquellos que se levanten a las tres de la mañana puedan obtener los productos, como es el caso con las citas del seguro social, produciendo descontento en los que estén al final y no logren obtener los productos. Esto será señalado como una injusticia para esos consumidores, principalmente madres y padres de familia.

Luego de esto, el gobierno establecerá otra medida “el racionamiento”, para atender la injusticia que aqueja a la sociedad y, de esta forma, todos puedan llevar por lo menos algo a su hogar.

Además de la escasez, otro efecto que produce el control de precios es la disminución del emprendimiento y el espíritu empresarial, el cual se desarrolla por la búsqueda de mejores oportunidades, las que se afectarán por la medida de control de precios, lo que provocará el abandono de esas actividades económicas, reduciendo la oferta, incrementando la escasez y generando desempleo.

Por otro lado, el mercado buscará una solución y aparecerá los denominados “mercados negros o el contrabando” fuera de la ley, provocado por el control de precios que, al no estar regulados y aprovechando la necesidad de los consumidores, aumentarán los precios, generando un efecto contrario al objetivo inicial y, peor aún, originarán desasosiego en la comunidad.

Al final de esta historia, las medidas de control de precios causarán daño a la sociedad, dejando sectores económicos en quiebra, principalmente productores nacionales y pequeñas y medianas empresas, lo que aumentará la cantidad de personas sin empleo, incrementando los niveles de pobreza y desmejorando la calidad de vida de todos los panameños.

Economista