Temas Especiales

08 de Feb de 2023

Columnistas

Escuela Francisco de Miranda, al servicio de la juventud

“El libro, que pronto va a ser publicado, lo titulé “Escuela Secundaria Francisco de Miranda, una institución al servicio de la juventud”, y será utilizado por los estudiantes, [...]”

En el año 2019, empecé a investigar sobre el origen, acontecimientos, y la historia general de la Escuela Secundaria Francisco de Miranda, institución educativa ubicada en el corregimiento 24 de Diciembre, Felipillo. Una vez, conversando con algunos docentes de mucha trayectoria y conocedores de la historia del colegio, surgió la idea de escribir un libro sobre este importante centro educativo, para presentarlo luego a toda la comunidad educativa. El presente artículo trata precisamente sobre la publicación de la obra y su contenido.

El libro está estructurado de varias partes para su mejor comprensión. Primero, resumí la vida militar y heroica de Francisco de Miranda, de quien la escuela lleva el nombre, una figura que fue reconocida por varios países como ejemplo de coraje y patriotismo. Después, escribí en forma resumida sobre los datos importantes del corregimiento de la 24 de Diciembre y la misma comunidad de Felipillo, su figura en torno al personaje Felipillo.

El resto fue ofrecer a los estudiantes y docentes las informaciones precisas sobre la creación de la escuela en mención. Miremos un poco estos detalles.

El 2 de enero de 1991, dos años después de la invasión de los Estados Unidos a Panamá, personas provenientes de diferentes lugares invadieron los terrenos en donde actualmente se encuentra la comunidad de Felipillo. En febrero de 1991, el señor Alfonso Clark, preocupado para que los niños del lugar recibieran una educación formal, organizó una reunión con todos los padres de familia. La iniciativa tenía la única misión de solicitar al Ministerio de Educación (Meduca) el proyecto para la construcción de la escuela que en un principio tuvo el nombre de Escuela Primaria de Felipillo. Después de que la idea del señor Clark tuvo la aceptación unánime, estuvieron dispuestos para elaborar las notas de solicitud a la ministra de Educación, Ada de Gordón. Para tal efecto, se llevó a cabo un censo escolar que pudiera cumplir con los parámetros que se exigían en ese momento que eran de 150 estudiantes.

El 8 de abril de 1991 fue cuando esta escuela abrió sus puertas por primera vez en dos turnos, diurno y vespertino, de kínder a sexto grado. El Meduca apoyó con mobiliarios, como tableros, sillas, borradores, tizas y el nombramiento de seis docentes. En tiempos de invierno, el lodazal invadía a toda la población de Felipillo, porque sus calles no estaban asfaltadas. Unos días antes, un fuerte vendaval había destruido los salones de clases en forma de galeras que los acudientes habían construido. Al día siguiente, trabajaron día y noche para levantar nuevamente la estructura de los salones para poder iniciar las clases en la fecha en que lo habían previsto. En ese momento la matrícula no superaba los 200 estudiantes. Como director de la escuela fue designado el profesor Luciano Sánchez Vega.

El Gobierno de Guillermo Endara Galimany consideró que Francisco de Miranda fue una de las grandes figuras del mundo, que su nombre merece permanecer en la historia, creó el Primer Ciclo Francisco de Miranda, mediante el Decreto Ejecutivo No. 233 de 25 de abril de 1994, firmado por el Ministro de Educación, Marco Antonio Alarcón.

La Constitución panameña, en su capítulo V, detalla claramente el derecho de todos los ciudadanos para recibir la educación formal: “Todos tienen derecho a la educación y la responsabilidad de educarse. El Estado organiza y dirige el servicio público de la educación nacional y garantiza a los padres de familia el derecho de participar en el proceso educativo de sus hijos”.

En 1998, esta institución tenía 34 docentes, 6 administrativos, 760 estudiantes. En los años posteriores, la cantidad de discentes ha incrementado en forma vertiginosa, actualmente la matrícula supera los 3000 estudiantes, incluyendo kínder, primaria, premedia y media.

Las letras del himno de la escuela fueron bellamente escritas por el profesor Luis Pedro Quintero. Invitan a los estudiantes a seguir estudiando “en la dura batalla de la vida”, “es preciso enfrentar sin fallar”, que no abandonen sus sueños, que necesitan “armas eficaces” para triunfar en la vida, que, a pesar de que tendrán que enfrentar las dificultades, ganarán “educación, honor y libertad”.

El libro también contiene versos sobre el estandarte del colegio, y las figuras que giran en torno a su nombre, las actividades académicas que se realizan, así como actividades extracurriculares por diferentes departamentos, lista de administradores del colegio desde su fundación hasta la fecha, planes de estudio. La obra termina con un glosario con sus definiciones.

Actualmente, la Escuela Francisco de Miranda está en remodelación y construcción de nuevos edificios, precisamente por la alta demanda de estudiantes que hay cada año. Solo espero que la entrega de la infraestructura y su posterior funcionamiento llenen las expectativas de toda la comunidad educativa.

El libro, que pronto va a ser publicado, lo titulé “Escuela Secundaria Francisco de Miranda, una institución al servicio de la juventud”, y será utilizado por los estudiantes, y, como lo recomienda el profesor Yury Jaramillo, director del plantel, en el prólogo: “El texto significa una guía para toda la comunidad educativa, por lo cual invitamos a todos los estudiantes a leerlo. A los docentes, les recomendamos anexarlo como una herramienta pedagógica para poder orientar con mayor exactitud sobre la historia y creación de nuestra escuela”.

Docente, Escuela Francisco de Miranda.