Temas Especiales

08 de Feb de 2023

Columnistas

El Partido Demócrata, los grupos negros y feministas (2)

“[...] cuando uno menciona estas verdades obvias a los grupos negros, te rechazan, denigran y tratan de menospreciarte. Te eliminan de su lista de contactos y te condenan al ostracismo”

“Aquellos que pueden hacerte creer absurdos, pueden hacerte cometer atrocidades”, Voltaire.

Es hora de que las personas, particularmente los grupos negros, comprendan que el liberalismo, el progresismo, la globalización y el marxismo/comunismo, todos abrazados por el Partido Demócrata en su búsqueda de poder y control, son frutos del mismo árbol que pretende, ente otras cosas, destruir el deporte femenino por una horda de hombres biológicos enfermos que dicen ser mujeres, denigrar a las mujeres con neologismos como “sexo asignado al nacer”, explotar la transexualidad, la mutilación y esterilización de niños, el uso de la censura para promover su agenda radical libre de análisis y crítica, la creación de un cisma entre los sexos, etc.

Desafortunadamente, la población negra de Estados Unidos tiene esta devoción y lealtad ciega a ese mismo partido democrático, y ha aceptado por décadas su retórica y mentiras de que tienen políticas para liberar y mejorar a las comunidades negras, y que son los republicanos los malvados.

Pero lo que los demócratas realmente quieren decir a los grupos negros es que van a destruir sus familias, van a emascular a sus hombres, a permitir que vandalicen, quemen, saqueen y destruyan sus propias vecindades y comunidades, adoctrinar a tus hijos y transicionarlos con bloqueadores de la pubertad y drogas sin el consentimiento de sus padres, creando grandes disputas entre los niños y sus padres.

A pesar de todo eso, los grupos negros siguen siendo la base más leal de un partido político que no reconoce la sexualidad binaria, que a hecho del aborto lo primordial o el quid de sus políticas públicas y su plataforma, que se niega a reconocer a Dios y sus leyes, que permite que dos hombres se casen, que deliberadamente ha creado una crisis fronteriza, que está desfinanciando las labores críticas de la policía, etc.

Desfinanciar e impedir las actividades policiales en las comunidades negras significa permitir que una gran cantidad de personas inocentes y decentes sean asesinadas y agredidas, más mujeres y niños violados y abusados, más tiendas y negocios saqueados y destruidos, más criminales deambulando libremente por los vecindarios, etc.

Esas son, todas, acciones y políticas públicas de los demócratas que deberían repugnar, alienar y apartar, a cualquier ser humano racional, consciente, ético, moral y temeroso de Dios, lejos de ese partido.

Lo que estamos viendo en nuestras sociedades hoy es una cosmovisión izquierdista/socialista, defendida y empujada por los demócratas, que odian el orden natural y el orden de la creación de Dios. Es por eso que su mensaje a los grupos negros, en lo referente a sus familias, es siempre sobre aborto y homosexualidad; nunca sobre matrimonio, familia nuclear o la preservación de la vida de los negros.

Me causa dolor que los negros simplemente no pueden captar ni ver el suicidio cultural, racial y social provocado. Los demócratas han legalizado el asesinato a través del aborto y lo han promovido como algo liberador y saludable. Eso es maldad, y cualquier persona que acepte ese adefesio, de forma pasiva o entusiasta, es también partícipe de la maldad, y debería considerar seriamente su papel en la normalización de la perversidad, la corrupción y la inmoralidad rampante en nuestras sociedades.

El problema es que vivimos en una sociedad tecnológica y educativamente avanzada que nos permite poder ver y discernir cómo los demócratas manipulan y mienten a los grupos negros, destruyen sus familias, comunidades y cultura; pero los negros todavía los siguen como drogadictos. Se han vuelto cómodos bajo las cuerdas de marionetas de los demócratas. Todavía tienen esa noción de que la lealtad al Partido Demócrata es lo que se necesita para mantener una buena reputación en la comunidad negra.

Para muchos líderes negros, parece que nombramiento, posición y dinero dentro del engranaje partidista es lo que define su identidad política y su valor. Muchos venderán a su grupo por ganancias personales, tal como se hizo durante la esclavitud. Todavía ha persistido esa epidemia de traición entre los líderes negros; pero el problema es que hay gran aceptación de esas traiciones entre las masas.

Pero cuando uno menciona estas verdades obvias a los grupos negros, te rechazan, denigran y tratan de menospreciarte. Te eliminan de su lista de contactos y te condenan al ostracismo. Es difícil intentar iluminar, cambiar la mentalidad y despertar a gente que no quiere ser despertada, y eso incluye a amigos y parientes.

Muchos negros tienen incluso la audacia de afirmar que son demócratas provida, antiaborto y en contra de la promoción de la cultura LGBTQ+, y que se sienten incómodos con la Plataforma sociocultural de los demócratas.

Eso es ser hipócrita, ya que esas son las cosas que los demócratas comercializan abiertamente, y los líderes negros nunca han denunciado públicamente esas creencias que supuestamente van en contra de su moral y valores cristianos, ni se han mostrado dispuestos a defender los estándares de Dios que han sido violados y permitir que esos estándares sean el filtro que guíe sus acciones.

Según el pastor Delano Squires, “los grupos negros no parecen entender que, para los demócratas, simplemente son votos. Los demócratas saben que si le dices mentiras a la gente una y otra vez, pronto lo creerán. Así que es nuestra responsabilidad predicar la verdad y el Evangelio de Cristo una y otra vez, y no dejar que sean los medios de comunicación, las redes sociales o los demócratas que prediquen a los creyentes. También tenemos una agenda, que es dar a conocer a Jesucristo, y empujar el evangelio para hacer retroceder las fuerzas de la oscuridad”.

Planificador jubilado.