• 12/11/2022 00:00

Sobre los chances y billetes casados

“Observo, casi a la hora en que juega la lotería, ahora a las 3:00 p. m., a los vendedores con sus tableros llenos de billetes y chances, recogiéndolos para regresarlos, quejándose de que no hay ventas [...]”

Provengo de una familia humilde, donde me enseñaron los valores de la humildad, el trabajo y la responsabilidad, valores que me han sostenido en una sociedad antivalorizada; de esta manera los problemas de mi próximo (prójimo) siempre me han afectado y cuando se trata de problemas sociales, los cuales me afectan como parte de la sociedad, siempre procuro alzar mi voz, porque no tolero la injusticia.

En esta ocasión quiero reflexionar sobre la venta de chances y billetes de lotería con “one-two”, “casados” o vendidos a $1.25, sin olvidar que en algunos casos no se puede comprar uno o dos chances o billetes, sino más de cinco, los vendedores de lotería, los llamados “billeteros”, le llaman la “tira completa”.

La situación se repite en el interior del país, allá no hay opción, el billete de lotería cuesta $1.25, si usted no lo tiene, entonces no podrá contribuir con los vendedores ni con la Lotería Nacional de Beneficencia (LNB). Esta práctica, hasta hace poco, también estuvo en la misma plaza Víctor Julio Gutiérrez y ahora volvió a la entrada de las oficinas principales de la LNB, en la avenida Cuba.

Hay lugares donde el número que sea y el billete que se quiera lo venden sin estas artimañas, y creo que muchos compradores de lotería prefieren acudir a estos centros que no aportan nada a la institución, con tal de no ser parte de estas maniobras fraudulentas que los billeteros hacen con la bendición de la LNB.

Observo, casi a la hora en que juega la lotería, ahora a las 3:00 p. m., a los vendedores con sus tableros llenos de billetes y chances, recogiéndolos para regresarlos, quejándose de que no hay ventas, pues los compradores preferimos no comprar nada, a comprar obligados un “one-two”.

Con los salarios paupérrimos que se ofrecen en el país, en donde la población debe acudir a préstamos para llegar a la quincena, la lotería es la esperanza de muchos, pero si ya un dólar se hace difícil para comprar lotería, más difícil es $1.25; sin embargo, los Gobiernos que hemos tenido han preferido mirar para otro lado y dejar que la problemática de los compradores de chances y billetes continúe.

Los billeteros se quejan de las comisiones bajas que reciben y el problema se lo trasladan ilegalmente a los compradores, cuando deben exigir que la LNB les aumente las comisiones, pues dinero en la lotería es lo que sobra, sino pregúntele a las altas autoridades de esa institución, al asesor del asesor, etc., quienes cada mes reciben de salario mensual hasta 10 veces más de lo que gana un panameño común.

Sin embargo, ningún Gobierno se ha atrevido a acabar con esta mala práctica de los billeteros, grandes intereses debe haber detrás y en efecto, esto es sabido, importándoles poco los vendedores, los compradores y perjudicando finalmente a la LNB.

(*) Periodista y estudiante de Geografíae Historia.
Lo Nuevo
comments powered by Disqus