• 17/05/2024 23:00

El éxito del béisbol sin políticos

A pesar de las dificultades y las limitaciones económicas, en los últimos años, Chiriquí se ha colocado en posición privilegiada en las diversas categorías.

Como chiricano y aficionado al béisbol, siempre me ha preocupado el desarrollo de este deporte a nivel nacional, pero muy especialmente en la provincia de Chiriquí, no solo como vía para el desarrollo del potencial de los atletas, sino como uno de los deportes que ha dado glorias a la provincia y al país. Por ello, no solo me he vinculado con la liga provincial para el desarrollo del talento en las categorías menores (preinfantil, infantil, preintermedia, intermedia y juvenil), sino en las categorías mayor y profesional a través de Federales de Chiriquí.

Ese vínculo me ha dado la experiencia y la capacidad para evaluar la evolución de las dirigencias, los escasos aportes, y los daños causados por la intromisión de la política en la dirigencia de las subsecuentes ligas distritales y provinciales y el abandono de estadios y campos de juegos. Basado en esa experiencia, no debo ocultar la profunda satisfacción que me produce observar el progreso alcanzado en el béisbol en los últimos años, gracias al tesonero esfuerzo de sus técnicos y el apoyo de la afición. Y a pesar del escaso apoyo del gobierno y los políticos.

Los resultados alcanzados en los últimos años me inducen a decir con orgullo que la dedicación y el esfuerzo combinado de técnicos, jugadores y aficionados han llevado a la provincia a alcanzar logros significativos tanto en las categorías de pequeñas ligas, juvenil y mayor, como a nivel profesional. Salvo casos excepcionales, como el de Carlos “Titi” Alvarado, el rol de los políticos ha sido más como plataforma para favorecerse políticamente, que con el legítimo interés de desarrollar el deporte.

A pesar de las dificultades y las limitaciones económicas, en los últimos años, Chiriquí se ha colocado en posición privilegiada en las diversas categorías. Este año en la preinfantil se alzó con el campeonato tras vencer en dramático final a Panamá Metro 7-6, obteniendo así el derecho de representar a Panamá en la Serie Latinoamericana, en Puerto Rico. También obtuvo el título sobre Panamá Metro al disputar el XXV Campeonato Nacional de Béisbol Junior. Además, en la categoría mayor obtuvo su título No. 17, y a nivel profesional, los Federales de Chiriquí no solo se erigieron campeones de Probeis, sino que tuvieron un destacado papel en la Serie del Caribe 2024, ocupando el tercer lugar. Adicional, la primera Serie del Caribe Kids, tuvo como sede Panamá y fueron precisamente, los Federales de Chiriquí Kids quienes representaron a nuestro país en esta competencia, después de haber vencido a Los Nacionales en el Campeonato U12-13.

Todo este progreso con escaso apoyo gubernamental y con la mayoría de los estadios y campos de juego en pésimas condiciones. Aunque existen estadios de béisbol en casi todos los distritos de la provincia, algunos bajo responsabilidad de Pandeportes y otros a cargo de los respectivos municipios, la mayoría carecen de las condiciones mínimas para practicar este popular deporte, debido al deficiente mantenimiento.

Ninguna de las ligas distritales de béisbol, incluyendo la provincial, tiene personería jurídica, con excepción de la Liga de David, pese a ser un requisito por ley. A su vez, no cuentan con una administración y desarrollo adecuado, razón por la cual dependen, irónicamente, de la venta de licores en las cantinas en los estadios, actividad que riñe con la ética deportiva.

En este último quinquenio se construyeron dos estadios, uno de pequeñas ligas y otro para el béisbol juvenil y mayor en el distrito de Boquerón, los cuales están bajo la administración del municipio. En David está el Kenny Serracín, dedicado sobre todo a la práctica del béisbol mayor y juvenil. Además, en David operan dos campos dedicados a pequeñas ligas, uno administrado por el Club 20-30, el cual está en malas condiciones, y el otro es el Eric Delvalle, administrado por el municipio de David, el cual está en muy buen estado, y se ha convertido en la cantera del beisbol chiricano.

El estadio de Bugaba es administrado por el municipio, y se encuentra en mal estado, igual que el de Gualaca, también administrado por el respectivo municipio. El estadio de la turística ciudad de Boquete es administrado por Pandeportes, pero se encuentra en pésimas condiciones. Otro tanto ocurre con los estadios y campos de juego de Divalá, Dolega y Volcán, todos administrados por sus respectivos municipios. Este último es literalmente un potrero. En cuanto al estadio de Puerto Armuelles para categorías juvenil y mayor, recientemente construido por el gobierno saliente y administrado por Pandeportes, también carece de buen mantenimiento. Por otra parte, el estadio de pequeñas ligas de Puerto Armuelles es una feliz iniciativa que se ha salvado gracias a los técnicos de esa región, que le dan cuidado aceptable.

Por estar íntimamente ligado al béisbol de mi provincia en las diversas categorías, a pesar de vivir en la capital, he podido percibir que el béisbol en Chiriquí no solo es un deporte, sino también un símbolo de unidad, esfuerzo y motivo de superación e inspiración que merece ser apoyado y promovido para beneficio de la comunidad.

Me he tomado el trabajo de este inventario, con la esperanza de que el nuevo gobierno tome nota y corrija las deficiencias en las instalaciones bajo su responsabilidad. Y que los nuevos gobiernos locales hagan lo propio, rescatando del abandono los estadios y campos de juegos bajo su responsabilidad. La fanaticada chiricana lo merece ¡Meto!

El autor es fundador de Federales de Chiriquí
Lo Nuevo
comments powered by Disqus