• 18/11/2022 00:00

La misión de la Antai

“Instamos a la Antai a que, antes de emitir una opinión [...], haga una prueba selectiva, para que vea si las instituciones cumplen de fondo con el manejo correcto de los recursos públicos”

Una de las funciones de la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (Antai), es “desarrollar, promover e implementar mecanismos para prevenir y erradicar prácticas corruptas en la función pública”, de tal forma que los ciudadanos vemos a esta institución como un contrapeso, que es necesario para encontrar la equidad y racionalidad en la gestión gubernamental. Sus evaluaciones en alguna forma, nos deben decir, cómo se maneja la cosa pública.

Algunos directores se ufanan al decir que cumplen con las normas de transparencia, porque ha sido lo que ha certificado Antai, luego de evaluar las informaciones de la página web, pero nos da la impresión de que es una revisión de forma, pero que no entran a ver el fondo de lo que contiene esa información.

Uno de los requisitos a evaluar es que las organizaciones tengan un plan estratégico, desde luego lo podrán tener, pero lo importante es saber si cumplen con los requisitos de lo que debe ser un plan estratégico. A manera de ejemplo, la nueva administración de la CSS llegó con un plan estratégico, pero a los tres meses, pareciera que alguien les advirtió que le hacía falta algunos elementos claves y se produjo una versión mejorada, que contiene los mismos elementos del anterior, solo que modificaron el orden de los ejes temáticos.

Cuando hablamos de acceso a la información, los estados financieros hasta el año 2020 aparecen los títulos, pero no se puede acceder a la información, de igual forma hemos insistido en conocer el perfil de los directores ejecutivos y la Dirección Administrativa nos dice que esta información debemos solicitarla al director general, cuando debe ser pública. Podríamos decir muchas cosas cuestionables de la CSS, pero en la evaluación de Antai aparece que esta organización cumple con las normas de transparencia.

El afirmar que el 83 % de los municipios cumple con las normas de transparencia nos parece un despropósito, porque la mayoría no tiene un plan estratégico actualizado, los organigramas están mal diseñados y la información financiera es cuestionable. Hay municipios que no publican el presupuesto de ingresos, no suministran información y las páginas web están diseñadas, para que todos tengan la misma información; no obstante, cada cual lo hace a su manera, de tal forma que es imposible consolidar la información, porque los indicadores son distintos.

Es lamentable que una herramienta tan valiosa, como son las páginas web, los municipios no la utilicen para dar a conocer sus valores culturales, están desactualizadas, con imágenes que no corresponden a la realidad nuestra, como es el caso del Municipio de Natá, entre otros. En cuanto al uso de los recursos públicos, estamos en un estado de indefensión, porque vemos a la Contraloría General de la República avalando informes que no se explican por sí solos, cuando esta debe ser una institución que debe controlar los gastos públicos y exigir transparencia a los funcionarios.

Si los ciudadanos nos sentimos resguardados, porque hay instituciones como Antai, que promueven la transparencia, hay una gran decepción cuando esta emite opiniones sobre instituciones que no tenemos que hacer grandes esfuerzos para saber que hay prácticas corruptas, pero, con ese aval, estamos contribuyendo a que estas prácticas se perpetúen y al final, los recursos del Estado no se utilicen para satisfacer las necesidades de la sociedad, sino que se desvían para atender intereses de otra naturaleza.

Instamos a la Antai a que, antes de emitir una opinión sobre la transparencia de las instituciones, haga una prueba selectiva, para que vea si las instituciones cumplen de fondo con el manejo correcto de los recursos públicos.

Administrador público.
Lo Nuevo
comments powered by Disqus