• 12/08/2011 02:00

Descentralización oncológica

ABOGADO — CONSULTOR EN CATASTRO Y REGULARIZACIÓN TERRITORIAL.. La descentralización, en términos generales, puede ocurrir por iniciativ...

ABOGADO — CONSULTOR EN CATASTRO Y REGULARIZACIÓN TERRITORIAL.

La descentralización, en términos generales, puede ocurrir por iniciativa privada, con la instauración de negocios y empresas, como ha ocurrido en Río Hato, Boquete y Bocas del Toro. Igualmente, puede darse por iniciativa del Gobierno designando áreas con leyes especiales (Howard y Zona Libre de Colón); y, con el desarrollo de proyectos, no solo de infraestructuras básicas (que es usual), sino con la construcción de obras magnas, viables y justificables, las cuales per se ameritarían su ejecución, pero que paralela y consecuentemente puedan coadyuvar a un desarrollo descentralizado.

Ha sido noticia reciente, el acertado interés del Gobierno en construir un nuevo Hospital Oncológico por aproximadamente 150 millones de balboas, estudiándose su ubicación en el antiguo Hospital de Salud Mental en Río Abajo o en el terreno de Antenas en Chivo Chivo, Clayton. Sobre el particular, sería conveniente hacernos dos preguntas básicas: ¿Cuál es la población en Panamá más afectada por cáncer? y ¿cuál sería el modelo de Hospital para tratamiento del cáncer más adecuado? No cabe la menor duda de que los actuales administradores del Instituto Oncológico Nacional (ION) desarrollan una buena labor, con un muy buen funcionamiento, que seguramente podría mejorar; amén de que el mismo se ha quedado pequeño. Pero, ¿pequeño para qué población?

Según el Registro Nacional de Cáncer del Ministerio de Salud, de 1985 a 2004 se registraron 57,214 pacientes, siendo aproximadamente el 65% residente en Panamá y Colón; y, el 35% en el resto del país. Es preciso advertir que muchos pacientes que acuden a los hospitales en la Ciudad Capital señalan ésta como residencia, por ser el sitio donde reside un familiar. Así las cosas, siendo conservadores, diríamos que estarían equilibrados los porcentajes.

Sobre los anteriores presupuestos, sería una excelente oportunidad para lograr una descentralización médica y todo lo que ello involucra, el construir un hospital de primer mundo en Santiago de Veraguas para la atención específica del cáncer. Santiago es un punto equidistante de las provincias del interior y posee infraestructura básica que segura y naturalmente se reforzaría e incrementaría, privada y/o gubernamentalmente, a propósito de la construcción de una obra de tal magnitud. Un hospital que estaría al alcance del 50% o 60% de los pacientes del interior; en donde existan amplias áreas verdes, parques internos, áreas para construcción de hostales, residenciales u hoteles para los pacientes, familiares, profesores, médicos, estudiantes de medicina nacionales y extranjeros, etc.

En ese sentido, el New York Times hace mención del Hospital de la Universidad Rikshospitlest en Oslo, Noruega, como uno de los mejores en el mundo, distinguiéndolo por el montaje de su edificio, especialmente diseñado para promover el bienestar, tanto para colaboradores, como pacientes y sus familiares; y, su ubicación en un entorno natural. El arquitecto británico Tony Monk, diseñador del referido hospital y especialista en diseño para el cuidado de la salud, indica en su libro ‘Hospital Builders’, lo mucho que puede mejorar la salud y bienestar del paciente, el ambiente y entorno de un hospital. Tenemos que atrevernos a seguir estos ejemplos en materia de salud.

Soy consciente de que la ubicación de un nosocomio de tal magnitud, tiene que considerar otros factores, pero precisamente atrevernos a hacer esa obra en el interior nos llevaría —natural y obligadamente— a efectuar una revisión de ciertos aspectos importantes y urgentes como la necesidad de más médicos, mejoras a los salarios con las consecuentes exigencias de horario y atención; revisión del modelo de atención; incentivos y becas para generar más especialistas, entre otras cosas.

En ese orden, otro aspecto que se podría aprovechar sería, la posibilidad de asociación con centros especializados en atención al cáncer, como el MD Anderson Cancer Center en Houston o el Memorial Sloan—Kettering Cancer Center (MSKCC), en Nueva York; alianzas que serían más fáciles lograrlas en una etapa de planificación, previo a la construcción de la obra.

Estimo que, si reducimos la cantidad de pacientes que actualmente atiende el ION y se le efectuaran profundas remodelaciones en infraestructura y equipos; y, paralelamente se construyera un hospital en el interior para la atención del cáncer, estaríamos dando una solución descentralizada en materia de salud, específicamente en el tratamiento del cáncer, para lo cual, lamentablemente, en el interior del país existe una gran demanda.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus