Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Entre Líneas

El último filtro

No hay duda. Las garras del crimen organizado cercan las sociedades en todo el mundo. Pero las que tienen sistemas débiles y vulnerables...

No hay duda. Las garras del crimen organizado cercan las sociedades en todo el mundo. Pero las que tienen sistemas débiles y vulnerables están en mayor riesgo. A los barones de la droga solo les interesa el dinero. Para hacerse de él necesitan controlar todo lo que puedan, sobre todo el poder político. Es así como a punta de sobornos a todo nivel intentan neutralizar los controles y acciones contra sus organizaciones. Pero como al final todo se trata de cálculos fríos, los narcos se han dado cuenta de que más eficaz que sobornar a una autoridad neutral es tener su propia voz en las esferas de poder político y financiar campañas, pues serán dineros con mejores réditos para ellos y sus actividades. En ese panorama el ciudadano es el último filtro, la barrera final ante esa avasalladora vorágine criminal. Nadie más podrá defender a la sociedad. El ciudadano tiene la responsabilidad de elegir personas que tengan una postura clara contra el crimen organizado y comprobada reputación alejada de estos grupos. Tolerar hoy vínculos tenues puede significar mañana estar bajo el control de las mafias. Entonces el retorno de la ley y el orden será casi un imposible.