08 de Dic de 2022

Entre Líneas

Reformas electorales

“[…] ¿por qué no se hacen circuitos más grandes en el país?, y así eliminamos ese caciquismo de pueblo que tenemos hoy […]”

En estos momentos en que se discuten reformas electorales, hay cuestiones risibles que debieran superarse de una vez por todas, pero priman los intereses de los diversos grupos. Por ejemplo, ninguno de los que hoy se da golpes de pecho de que luchan por los mejores intereses del país quiere que se elimine del todo las donaciones privadas y que las campañas sean financiadas totalmente por el Estado. Hoy pelean porque haya un sistema que elimine el cociente y medio cociente, pero ya se había eliminado el voto plancha y alguien lo revivió. Si a esto se suma que la Constitución dice que la ley determina el tamaño del circuito electoral, ¿por qué no se hacen circuitos más grandes en el país?, y así eliminamos ese caciquismo de pueblo que tenemos hoy. Ser candidato independiente es un problema y se aduce que los partidos políticos están en ventaja sobre los independientes. ¿Por qué entonces no se baja el número de adherentes a cinco mil para conformar un partido político y así resolvemos este problema? Lo real de las reformas electorales es la pelea por intereses de los magistrados del Tribunal Electoral, los partidos políticos y los grupos de poder camuflados de independientes. Si realmente se quieren tener reformas electorales democráticas, hay que hacer transformaciones radicales que hoy si siquiera se tocan. ¡Así de simple!