• 26/05/2014 02:00

La danza de los millones

El presupuesto para el funcionamiento de la Asamblea se ha duplicado durante esta administración

Si hay un Órgano del Estado que requiere de una urgente reingeniería, sin duda es nuestra Asamblea Nacional. No solo es de las más desprestigiadas instituciones del Estado, sino que podría compararse con un barril sin fondo en el que multimillonarios recursos de nuestros impuestos van a parar, sin que se sepa a ciencia cierta dónde terminan ni qué beneficio real representan para la sociedad. Durante los cinco años de esta administración, la Asamblea nos costó a los contribuyentes la suma de $522.5 millones. Su primer presupuesto durante la legislatura de julio de 2009 a julio de 2010 fue de $72 millones; a partir de ese año subió sin límite hasta llegar al año preelectoral, en el que entre julio de 2012 y julio de 2013 la Asamblea dispuso de un presupuesto de $141.4 millones; es decir, el doble que en 2009. Para nadie es un secreto que los diputados disponen de fondos públicos para entregar dádivas a sus electores, contrariando abiertamente la Constitución Política de la República y el Código Electoral. Parafraseando al magistrado presidente Erasmo Pinilla, en la Asamblea Nacional se requiere de una fumigación y desinfección a fondo; esa casa ocupada por los ‘Padres de la Patria’ merece mejores días en pro de la democracia.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus