• 17/05/2024 23:00
Entrelíneas

Ojo al vapeo

[...] Panamá quedó fuera de la lista de los ocho países de las Américas que prohíben los cigarrillos [...]

Ya es más común ver a jóvenes vapear que fumar cigarrillos. Una estampa que alarma enormemente. Un estudio coordinado por la Universidad de Glasgow y encargado por la Organización Mundial de la Salud revela que la popularidad del vapeo entre los jóvenes ha aumentado en los últimos años. El número de niños que experimentan con vapeadores aumentó del 7,7% en 2022 al 11,6% en 2023. Está comprobado que los cigarrillos electrónicos o vapeadores son más dañinos que el tabaco convencional. Estos cautivan al usuario con su diseño innovador, sus colores estridentes y su catálogo de sabores y olores, maraña publicitaria que empuja a la adicción a la nicotina. Hay que subrayar que los elementos químicos de los líquidos para vapear tienen muchas toxinas, metales pesados y posiblemente incluso polonio radiactivo, que son altamente perjudiciales. Es imprescindible que la sociedad entienda que las sustancias que contienen los vapeadores afectan con mayor agresividad a los jóvenes: puede dañar la capacidad de aprendizaje y concentración y hacerlos más propensos a actuar impulsivamente. Los países deben aplicar una reglamentación estricta para que resulten menos atractivos y menos nocivos para la población. Es importante destacar que hace poco, Panamá quedó fuera de la lista de los ocho países de las Américas que prohíben los cigarrillos electrónicos y vaporizadores debido a que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) declarara inconstitucional la Ley 315 del 30 de junio de 2022. Recordemos que la esencia de los planes –para aplicar las normativas antitabaco– es luchar contra una de las mayores amenazas para la salud. Por más vida sana y más conciencia.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus