Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Cuando la sospecha entra en el hogar

Una familia modelo, unida, feliz. Un día, el esposo o la esposa notan algo raro: un olor, un objeto, un gesto extraño en el otro. O tal ...

Una familia modelo, unida, feliz. Un día, el esposo o la esposa notan algo raro: un olor, un objeto, un gesto extraño en el otro. O tal vez un vecino o un conocido insinúa que él o ella tiene un amante, que es infiel.

El corazón se altera. Todo parece diferente. Quien sospecha ve los gestos de cariño de la otra parte como señales hipócritas para ocultar el engaño. Las conversaciones son tensas, la convivencia difícil, la paz ha sido quebrada.

¿Qué ha ocurrido? Simplemente, que ha entrado la sospecha en el hogar. La duda interior hace que todo se vea de modo diferente, como una especie de varita mágica que, sin que el otro haya cambiado, lo convierte en un pequeño monstruo.

Por desgracia, hay ocasiones en las que la sospecha queda confirmada. Es entonces cuando las largas cavilaciones parecen haber sido buenas: gracias a ellas fue posible descubrir la traición dentro de la familia.

Pero en otras ocasiones la sospecha no tiene ningún fundamento. Inició desde un hecho irrelevante, cuando la otra parte no había cometido ningún daño, ni había faltado al amor, ni había escondido una infidelidad que no existía.

A pesar de la falta de fundamento de algunas sospechas, éstas crecen en corazones inquietos hasta el punto de destruir familias. Quizá no se llega al momento trágico de un divorcio lleno de rencores, pero la convivencia bajo el mismo techo ha quedado dañada en sus raíces.

Frente a este tipo de situaciones, cualquier esfuerzo por aclarar los hechos es bienvenido. Basta a veces propiciar un momento de diálogo, sincero, serio, abierto, para poner las cosas en su sitio y reconocer que tras la sospecha solo había un poco de niebla inocente. De este modo, será posible tener un corazón más sereno ante hechos o palabras sin fundamento, se superarán sospechas falsas, y se vivirá en una auténtica y sana armonía familiar: la que es propia de quienes se aman con un corazón bueno.

*SACERDOTE Y FILÓSOFO. ROMA, ITALIA.