Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Entre Caja y Tránsito

Quiero relatar un evento del cual fui testigo el 19/01/2011, en las inmediaciones de la CSS; filial Alejandro de la Guardia Hijo (Villa ...

Quiero relatar un evento del cual fui testigo el 19/01/2011, en las inmediaciones de la CSS; filial Alejandro de la Guardia Hijo (Villa Cáceres). De paso también hago un llamado urgente a la Dirección de la ATTT.

Quienes van a esta filial tienen que atravesar la vía que viene desde el puente vehicular (la intersección de Villa Cáceres), para entrar a las instalaciones de la policlínica. En esta fecha, trataba yo de cruzar esta vía. Aquí pasan a velocidad, carros de todo tipo; incluso equipo pesado, por lo que la seguridad del peatón depende de la destreza, y otros cálculos que pueda hacer al cruzar. Aquí cruzan personas de diferentes edades. incluidos niños y ancianos. Al otro lado hay guardias que cuidan el parque de autos, pero estos pertenecen a la policlínica.

Un anciano, (jubilado), entre 70—80 años, venía cruzando. Caminaba con dificultad, apoyado en un bastón. Después me di cuenta de que tenía un serio problema en la cadera o rodillas. Ya se había atendido en la policlínica. Él necesitaba una operación, pero en la CSS le dijeron que no había plata para la operación. El anciano me decía, ‘¿cómo es que no hay plata para esto, si el presupuesto de la Caja anda por los 2000 millones de dólares?’. Este pobre hombre rumiaba, malestar y desaliento.

Pero en la Caja sí hay dinero. Acaso dinero para asesores, ¿acaso mucho dinero para publicidad? La mejor publicidad es el producto o servicio que elabora y ofrece la empresa.

Ciertamente que me quedé reflexionando sobre esto que acababa de ver y otra vez me pregunté: los dineros de la Caja ¿para quiénes son?, ¿no son acaso para los asegurados?, ¿a los que hoy les llamamos ancianos, otros viejos, en tono despectivo (por la propia incultura), ¿no merecen algo mejor?, ¿no son los jubilados quienes ya han cargado sobre sus espaldas las estructuras políticas y socioeconómicas de esta nación?

Pienso, será una tarea de la Caja rastrear a este anciano y ofrecerle el alivio que merece. Si no, volveríamos a preguntar, ¿la CSS, para quién es? El asunto no es discutible. El director nacional del Tránsito, que sí pienso tiene la mejor de las intenciones, y el director de la CSS, con toda esa experiencia, inteligencia y títulos por doquier, no cabe la mayor duda de que hallará una solución a situaciones como estas. Si encontró la CSS prostituida por más de cuatro entuertos, no se desanime.

*EDUCADOR.