Temas Especiales

06 de May de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Carta abierta al presidente de la República

Chiriquí, 2 de abril de 2011. Excelentísimo señor

Chiriquí, 2 de abril de 2011

Excelentísimo señor

Ricardo A. Martinelli B.

Presidente Constitucional

República de Panamá

Ciudad de Panamá

Excelentísimo señor presidente:

En mi condición de ciudadano panameño, con cédula de identidad 4-55-968, me dirijo a Ud., públicamente, para dejar constancia del sentimiento de ofensa de que hemos sido objeto los panameños por el uso indebido y expresado por Ud. al referirse a los médicos que atenderían al señor Roberto (Flaco Bala) Hernández, q.e.p.d., en EE.UU.

Señor presidente, al decir a través de lo medios: ‘Será atendido por los mejores médicos del mundo’, considero tal expresión ofensiva, no solo a los ciudadanos que hemos sido atendidos por profesionales de la Medicina panameña, sino a todos los médicos que ejercen en la República, al considerar Ud. que los mejores son los de ese país.

Cuán equivocado está Ud., señor presidente. Los mejores médicos del mundo son panameños. Es cierto y debemos aceptar que en todas las profesiones, incluso, en la clase política a la cual Ud. pertenece, hay buenos, mediocres y malos; pero la mayoría son excelentes profesionales de la Medicina, graduados en nuestras universidades y en el extranjero. Adicional, señor Martinelli, soy testigo de que nuestro país cuenta con uno de los mejores centros de salud: el INSTITUTO ONCOLÓGIO NACIONAL. Si Ud. tiene conocimiento de las estadísticas cancerológicas panameñas, notará que hay una gran cantidad de ciudadanos que han sido atendidos por el personal profesional del ION y han superado la enfermedad.

Para muestra un botón: mi esposa, la periodista Elvia Alvarado de Amador, sufrió hace siete años una afección cancerosa y con la atención, durante cuatro meses y 22 días internada en el ION, los tratamientos recibidos y su continua revisión, hoy dice con orgullo y satisfacción que gracias a ese personal y a Dios, ella ha tenido una segunda oportunidad.

Es lamentable que Ud. haya denigrado a los profesionales de la Medicina panameña, al considerar que los ‘mejores’ están en ese país. Espero tenga la delicadeza de pedirle a todos los médicos panameños que le perdonen sus ofensivas declaraciones.

Atentamente,

JOSÉ A. AMADOR VELARDE