Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Día de los trabajadores

El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo, es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial. Desde su estable...

El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo, es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero mundial. Desde su establecimiento en la mayoría de países por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago.

En muchos países se realizan grandes manifestaciones de organizaciones laborales, en los que se declaman encendidos discursos, cuyo tema principal es la situación laboral y la marginalidad de la clase obrera.

En algunas naciones la celebración oficial del 1º de mayo sirve como ‘termómetro’ para medir la relación entre las organizaciones laborales y el gobierno, y para otros es un día de descanso y diversión.

En todo caso, y para todos los trabajadores del mundo, el 1 de mayo es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago. Estos sindicalistas fueron ejecutados en EE.UU. por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket.

Allí se concentraron más de 20,000 personas que fueron reprimidas por 180 policías uniformados. La policía abrió fuego contra la multitud matando e hiriendo a un número desconocido de obreros. El 21 de junio de 1886, se inició la causa contra 31 trabajadores, los juzgados fueron declarados culpables.

Tres de ellos fueron condenados a prisión y cinco a la horca. A prisión fueron: Samuel Fielden, inglés, 39 años; Oscar Neebe, estadounidense, 36 años; Michael Schwab, alemán, 33 años. A muerte en la horca (el 11 de noviembre de 1887): Georg Engel, alemán, 50 años, tipógrafo; Adolf Fischer, alemán, 30 años, periodista; Albert Parsons, estadounidense, 39 años, periodista, esposo de la mexicana Lucy González Parsons, aunque se probó que no estuvo presente en el lugar, se entregó para estar con sus compañeros y fue juzgado igualmente; August Vincent Theodore Spies, alemán, 31 años, periodista; Louis Lingg, alemán, 22 años, carpintero para no ser ejecutado se suicidó en su propia celda.

La consecución de la jornada de ocho horas marcó un punto de inflexión en el movimiento obrero mundial. El propio Federico Engels, en el prefacio de la edición alemana de 1890 de El Manifiesto Comunista, dice: ‘Pues, hoy en el momento en que escribo estas líneas, el proletariado de Europa y América pasa revista a sus fuerzas, movilizadas por vez primera en un solo ejército, bajo una sola bandera y para un solo objetivo inmediato: la fijación legal de la jornada normal de ocho horas, proclamada ya en 1866 por el Congreso de la Internacional celebrado en Ginebra y de nuevo en 1889 por el Congreso obrero de París. El espectáculo de hoy demostrará a los capitalistas y a los terratenientes de todos los países que, en efecto, los proletarios de todos los países están unidos’.

*ECONOMISTA.