12 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Sobre propuesta del cambio de nombre de Panamá

P arece que no hay medio de comunicación que no haya divulgado mi propuesta de cambio del nombre de nuestro país, lo cual les agradezco;...

P arece que no hay medio de comunicación que no haya divulgado mi propuesta de cambio del nombre de nuestro país, lo cual les agradezco; pero lo lamento, porque lo han hecho al margen de los procedimientos de la Comisión de Reformas Constitucionales y al margen de entrevistarme previamente para complementar o aclarar esta información.

Dejo claro que yo remití dos propuestas a esta Comisión. La primera, que para mí es la más importante, es que el gobierno nacional haga una convocatoria para la escogencia de una Asamblea Constituyente Paralela, porque esta Asamblea Constituyente es el ente más idóneo y más democrático para cambiar la Constitución Política. La segunda propuesta, que para mí tiene un carácter secundario, trata sobre la reforma e inclusión de una serie de artículos, entre los cuales se encuentra el cambio del nombre de Panamá.

Sobre el cambio del nombre, debo decir que esta idea tiene su epicentro en el proceso de integración regional que Panamá ha sostenido, principalmente, desde la década de los años 90’s, en el contexto del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), y a su vocación histórica como centro mundial de intercambios culturales y comerciales. En este sentido, sería extraordinario que los medios difundieran las opiniones de los expertos en materia de integración regional, ya que nuestro país ha recibido y seguirá recibiendo muchos beneficios si sigue siendo parte de un bloque regional, como en efecto ya lo es, y, en el caso que nos ocupa, si se trata de Centroamérica, lo que no implica la renuncia de nuestra autonomía, nacionalidad y soberanía.

Lo expuesto tiene sustentación en el lema del Escudo Nacional que dice que nuestro país es ‘PRO MUNDI BENEFICIO’ (‘POR EL BENEFICIO DEL MUNDO’), y en el lema que esboza que somos ‘PUENTE DEL MUNDO Y CORAZÓN DEL UNIVERSO’. Mi propuesta, al menos en lo del cambio del nombre, solo busca resaltar el liderazgo mundial de Panamá, que está basado en su estratégica posición geopolítica y socioeconómica. De todas formas, la tendencia mundial, por causa de la globalización y otros factores muchas veces desconocidos por el común de la gente, es la integración internacional y regional, lo que incluye los aspectos políticos y administrativos, y para entonces, será una realidad de la que nadie podrá escaparse.

Claro que respeto la opinión de la gente, y, al final de cuentas, esta propuesta no es mi única idea; sin embargo, es bueno que se analice, no al calor de las emociones, sino más bien desde la perspectiva de lo que más le conviene a Panamá.

Por la forma en que algunos medios han manejado el tema, temo que la mayoría de mis propuestas, solo por prejuicios, pueden ser desconsideradas injustificadamente, lo cual es de reprochar, porque además del cambio de un nombre, que solo es un pequeño aspecto, mi enfoque es fortalecer y procurar la defensa de los derechos humanos, la democratización, el reordenamiento administrativo y la lucha contra la corrupción.

*ABOGADO Y LOCUTOR.