Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El único capital y activo creíble: la conciencia

ABOGADO Y MILITAR RETIRADO.. Como no tenemos estudios formales de economía y finanzas, desconocemos las teorías que sustentaron el sist...

ABOGADO Y MILITAR RETIRADO.

Como no tenemos estudios formales de economía y finanzas, desconocemos las teorías que sustentaron el sistema actual, el quebrado, el colapsado, el desfasado, el caduco y ya muerto o a punto de morir. En verdad, nos cuesta trabajo saber que el modelo económico, y por ende el modelo político y social, el de moda en el mundo moderno, el que le recomendamos —de buena fe— a nuestros hijos que lo vayan a estudiar a ‘los países ricos e industrializados’, para que aprendan y nos enseñen, todo eso, esa impresionante cantidad de teorías, desde el tiempo de Smith y otros íconos, ha fallecido o está a punto de morir, y ya se están analizando las autopsias de sus cuerpos moribundos... Ni más ni menos así. Pero, como quiera que nos van a decir los ‘sabios economistas o financistas’, con razón, ¿y tú, qué carajos sabes de eso?; entonces hacemos uso del arma de la ‘Información’, de esa potente herramienta al alcance de la Humanidad, por medio del Internet, las Redes Sociales, o Radio Bemba.

Y para ello, traemos al tapete a alguien que sí sabe, y no solo sabe por teoría, sino por haber sido presidente del Banco Mundial, jefe de Gabinete del presidente Bill Clinton, y Premio Nobel de Economía en 2001: JOSEPH STIGLITZ.

Ese hombre, no solo sabio, sino muy humano y franco, acaba de decir como invitado a una reunión en Estoril, Lisboa, lo siguiente.

El Nobel de Economía emitió fuertes críticas al sistema financiero occidental, y en particular al estadounidense. Stiglitz consideró que ‘intentaron quedarse con todo el beneficio del sistema productivo’. ‘Es difícil clasificar la depravación moral de nuestro sistema financiero’, afirmó.

Sin embargo, las críticas más duras fueron para el negocio montado alrededor de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos. Los bancos, dijo, ‘descubrieron que había dinero en la base de la pirámide de clases sociales y decidieron ir allí y traerlo para la cima’. ‘Robaron a los más pobres de los más pobres’.

Además, acusó a los bancos de querer echar las culpas de lo ocurrido a los reguladores, y los comparó con ‘los ladrones que pagan caro a los policías para que vayan a dar una vuelta mientras ellos roban, y ahora vienen a decir que la culpa es de los policías’.

Como no sabemos de economía, de lo cual Stiglitz sabe como lo sabe solo el 0,0001% de los humanos, preferimos buscar en Jesús una calificación para los monstruos morales que heredan a nuestros hijos y nietos un mundo tan oscuro:

‘!Hay de ustedes, (Economistas, Financistas y Banqueros), que son unos hipócritas¡. Ustedes son como sepulcros bien pintados, que se ven maravillosos, pero que por dentro están llenos de huesos y de toda clase de podredumbre. Ustedes aparentan que fueran personas muy correctas, pero en su interior están llenas de falsedad y de maldad’.

Preguntémonos si las sentencias de Stiglitz en la reunión de Estoril, ¿no son acaso perfectamente aplicables las sentencias de Jesús contra los Fariseos?..

Creemos que al ciento por ciento.

Quien aun no entienda entre nosotros que ingresamos en un final de Era (no de tiempo o época), de Era, pero a la vez (y esa es una buena noticia, no nos pongamos tristes), también el INICIO DE UNA NUEVA ERA, LA DE LA CONCIENCIA, que estamos ya viviendo (fíjense en Egipto, Libia, Siria, pero también en USA), el derrumbe moral de los actuales Fariseos de la Economía, del Modelo Neo Liberal, etc. Tal como cayó también el modelo hipócrita de la URSS y sus amos del capital; todo se ha derrumbado ante nuestros ojos.

Ni el Euro, ni el Dólar, ni el Rublo, ni tampoco el Yen o la moneda de la potencia, que es la mayor dueña del dólar, China, que se llama Renminbi, pero que todos le llaman ‘Yuan’, ni ninguna otra moneda, tiene ya gran valor.

El único activo que hoy tenemos en esta Nueva Revolución de la Conciencia es eso mismo: Nuestra Conciencia. Pronto, los que no la tienen, también caerán, derrumbados, cuando el nuevo Orden Mundial pida cuentas a todos. Esto, creemos, es Palabra de Dios.