Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Prevención de desastres y falta de conciencia

ECONOMISTA Y EDUCADORA.. El Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC), informó a la comunidad que por siete días consecutivos, a ...

ECONOMISTA Y EDUCADORA.

El Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC), informó a la comunidad que por siete días consecutivos, a partir del domingo 28 de agosto, se estarían registrando mareas altas que podrían alcanzar hasta 18 pies.

Esta situación, que coincide con la época de lluvias en Panamá, llevó a SINAPROC ha fijar un estado de alerta, como medida de prevención, frente a cualquier contingencia que pudiera presentase. No es la primera vez que debido a la coincidencia de mareas altas y lluvias se presentan inundaciones en diversos sectores de la urbe metropolitana.

Es conocido que lluvias y las mareas son parte de los fenómenos naturales o ‘cambios del ecosistema que se suceden por si solos’; sin embargo, estos cambios pueden llegar a convertirse en desastres o catástrofes, cuando afectan la vida y bienes de las personas.

En Panamá ya hemos tenido experiencias sobre desastres naturales. Tal es el caso de lo sucedido en diciembre del 2008, cuando producto de fuertes lluvias, originadas por un frente frío en Centroamérica, provocaron el desbordamiento de ríos y deslizamientos de tierra en diversas regiones de la geografía nacional.

En aquella ocasión más de 30,000 panameños, de las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro, se convirtieron en damnificados. Otras provincias como Veraguas, Colón y Darién también reportaron daños, pero en menor escala. Y muchos productores sufrieron grandes pérdidas en su producción.

Nuestro país no escapa a la realidad que enfrenta el planeta. En la actualidad se perfilan peores situaciones. Cada día estamos más propensos a que los fenómenos naturales se conviertan en desastres, toda vez que la constante actividad humana, como la tala indiscriminada, afecta peligrosamente el medio ambiente y con ello el bienestar de la población.

En consecuencia, tanto las autoridades como la comunidad deben estar conscientes de los retos que enfrenta la sociedad actual, con el deterioro que viene sufriendo el ecosistema, producto de la falta de conciencia sobre el daño ecológico que diariamente infringimos a nuestro habitad.

Con la excusa del progreso, compañías y/o constructoras irresponsables vierten desechos o materiales en los sistemas de drenaje o inversionistas inescrupulosos construyen barriadas y edificaciones en áreas propensas a inundaciones, como ocurrió con Prados del Este, en Chepo, donde muchas familias se vieron afectadas, sin que a la fecha se penalicen a los culpables.

De igual manera, es necesario que las autoridades pertinentes, implementen medidas de control y protección mediante inspecciones, a comercios y empresas que venden o comercialicen productos agroquímicos, como prevención y cuidado al medioambiente, ya que pueden estarse ofreciendo productos que afecten la vida humana.

Por otro lado, es necesario que la comunidad despierte frente a estos problemas ambientales, que asuma buenos hábitos de higiene y urbanismo. Se requiere dejar de tiras desperdicios en las calles, por lo que se trancan las alcantarillas. La acumulación de basura tiende a exceder la capacidad de los sistemas de recolección de desperdicios.

Debemos tomar conciencia, de lo contrario, mañana será muy tarde, los desastres ambientales, la contaminación y el sobrecalentamiento global nos harán pagar un alto costo existencial, la vida.