03 de Dic de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

El ático

Perder la confianza: Nada más triste para alguien que quiere ser líder, que perder la confianza y con ella el respeto de quienes pretend...

Perder la confianza: Nada más triste para alguien que quiere ser líder, que perder la confianza y con ella el respeto de quienes pretende liderar. Pero esa pérdida de confianza se provoca cuando el interesado en liderar miente una y otra vez y quiere hacer parecer que los que están equivocados son todos los demás. Si él —o ella, si fuera el caso— y su séquito, meten las extremidades inferiores cada dos pasos, dicen lo que no deben para después retroceder, no una, muchas veces. Bien se dice que ‘cosecharás lo que siembres’, quien siembra desconfianza no puede pretender que se le crea mucho sobre sus buenas intenciones. El ser humano, desconfiado por naturaleza, siempre espera que llegue el lobo...