Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Dr. José María ‘Chema’ Trujillo Miranda

BANQUERO Y EX DIPLOMÁTICO.. E xiste una pléyade de panameños que se han distinguido en el exterior en múltiples disciplinas, quienes re...

BANQUERO Y EX DIPLOMÁTICO.

E xiste una pléyade de panameños que se han distinguido en el exterior en múltiples disciplinas, quienes reciben poco o ningún reconocimiento nuestro. Hemos sido más justos con los igualmente distinguidos compatriotas que han sobresalido como atletas, boxeadores, jinetes y jugadores profesionales de béisbol. Hoy, deseo hacer una modesta corrección a esa falta nuestra rindiendo debido tributo a un distinguido científico panameño, el Doctor en Medicina José María Trujillo Miranda.

El Doctor Trujillo Miranda nació en David, Chiriquí, en 1925. Miembro de una honorable familia, que ha dado al país notables profesionales de la Medicina, Ingeniería, Banca, Leyes y Profesorado, aquí y en el extranjero. Egresado del Instituto Nacional, recibió su formación académica como Doctor en Medicina en la Universidad Nacional de Buenos Aires, Argentina. En 1963 se incorpora al cuerpo académico del M.D. Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas, como profesor y jefe del Departamento de Laboratorio Médico, en donde ocupa la cátedra Olla S. Stribling en Investigación de Cáncer. Fallece en 1992 en plena cúspide profesional. Contribuyó significativamente a convertir el Centro de Cáncer M.D. Anderson en una de las instituciones de mayor prestigio y liderazgo mundial sobre investigación y lucha contra ese terrible flagelo. En su memoria se erige su busto en la entrada de la Sala de Laboratorio que lleva su nombre.

Chema Trujillo fue ‘un hombre extraordinario’. Como médico y científico obtiene múltiples descubrimientos en el campo de la Medicina. Se encuentra entre los precursores en la aplicación de métodos de análisis genéticos a la Medicina, especialmente la estudió del cáncer, siendo uno de los primeros en utilizar la técnica de cultivo de tejidos. Experto en el desarrollo de nuevas técnicas, fue también unos de los primeros en el uso de computadoras para el procesamiento de los datos análisis del paciente. Además, fue el primero en determinar la relevancia clínica de anormalidades cromosómicas en la leucemia. En 1971 realizó el primer análisis amniótico de un feto, que permitió identificar su sexo, dato importantísimo, porque demostró tener una rara afectación inmunológica que provocó una rápida cesárea. Ese niño pasó a la historia como David, ‘El Niño Burbuja’ (Bubble—boy).

Escribió más de 300 artículos científicos. Recibió muchos reconocimientos. Fue presidente del Instituto de Cultura Hispánica de Houston, Texas. En 1983, recibió del Rey Juan Carlos I de España la Medalla para el Mérito Civil. Panamá lo honró concediéndole en 1990 la Gran Cruz de la Orden Belisario Porras, concedida por el presidente Guillermo Endara G. En 1992 recibe el Premio M.D. Anderson’s Oustanding Achivemente Award, máximo galardón que concede esa insigne institución, como reconocimiento a su larga contribución en la ciencia médica y, en especial, a la citogenética (genética de las células). En esa ocasión, nuestro gobierno se une a ese reconocimiento, nombrándolo Hijo Meritorio y, representado por el vicepresidente Guillermo Ford, le concede la medalla Alfonso Preciado del Ministerio de Salud.

El Doctor Trujillo también es recordado por quienes los conocieron como una persona culta y humanitaria, describiéndolo como ‘erudito, innovador, constructor y líder’. Sin duda, fue un gran hombre. Me siento honrado en rendirle tributo.