Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

TPC, logro de la diplomacia comercial panameña

Tres administraciones panameñas han estado involucradas en la negociación y el lobby para la aprobación del Tratado de Promoción Comerci...

Tres administraciones panameñas han estado involucradas en la negociación y el lobby para la aprobación del Tratado de Promoción Comercial con Estados Unidos, que fue aprobado primero en la Cámara baja, con votación de 300 a 129 representantes, mientras que en el Senado registró una votación de 77 a favor y 22 senadores en contra.

La administración estadounidense, que tiene tratados de libre comercio vigentes con 17 naciones en el mundo, espera que con la aprobación de los tres acuerdos se podrán aumentar las exportaciones estadounidenses en 13,000 millones de dólares al año y con ello generar 250,000 nuevos empleos en Estados Unidos.

Los largamente demorados acuerdos de libre comercio con Colombia, país con 48 millones de habitantes, Corea del Sur con 45 millones y Panamá con tres millones y medio traerán beneficios para los trabajadores y las empresas estadounidenses, porque impulsarán las exportaciones con su orgullosa etiqueta ‘Made in USA’, respaldada por miles de empleos bien asalariados, protegiendo los derechos laborales, el medioambiente y la propiedad intelectual que gravitaron durante los debates.

Las objeciones contra Corea, 13° economía mundial y séptimo socio comercial de Estados Unidos, se basaban en el peligro que representaba la creciente industria manufacturera de Corea para los puestos de trabajos; para Colombia se centraba en el tema de la libertad sindical y los derechos humanos. Mientras que en el caso de Panamá prevalecieron finalmente los negocios, pues sus partidarios argumentaron que ese acuerdo producirá una liberalización significativa del intercambio de productos, bienes y servicios, además de que incluye fuertes protecciones laborales y mecanismos para evitar paraísos fiscales. En noviembre pasado, ambos países suscribieron un acuerdo para el intercambio de información tributaria, que permite compartir información sobre todo tipo de impuestos, tanto en casos civiles como criminales.

El impacto para un pequeño mercado de tres millones y medio con una economía de servicios globalizada el Acuerdo Comercial será un atractivo para las inversiones extranjeras, lo que se convierte en un desafío para los empresarios y agricultores panameños, quienes se enfrentan al dilema de innovarse, respaldados en una agenda complementaria con términos progresivos de desgravación, lo que les permitirá el acceso de sus productos libre de aranceles a la economía más grande del mundo, con más de 300 millones de consumidores con un alto ingreso per cápita.

Pero si hay que dar crédito a esta apertura ventajosa para el país, es precisamente a la diplomacia comercial panameña que ha sido consistente en las últimas tres administraciones gubernamentales, un objetivo de Estado para lograr esta anhelada aprobación con cuatro años de retraso, sorteando las tendencias proteccionistas que rodean el ambiente electoral de próximo año.

*ABOGADO Y ANALISTA INTERNACIONAL.