Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

‘Mis denuncias generaron dudas y curiosidades’

Desde agosto pasado el Embajador panameño del consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) Guillermo Cochez sostuvo...

Desde agosto pasado el Embajador panameño del consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) Guillermo Cochez sostuvo públicamente enfrentamientos con el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, saliendo a relucir manejos irregulares en la administración del organismo internacional tales como nombramientos de asesores que nadie conocía y contratos considerados innecesarios, hechos sin cumplir con los procedimientos de licitación. Todo comenzó porque la Secretaría General de la OEA no proporcionó información oportuna sobre los contratos que la OEA había hecho al ex presidente Martín Torrijos solicitada a inicios de junio de este año.

A USTED SE LE ACUSÓ QUE LAS ACUSACIONES QUE LE HACÍA A INSULZA TENÍAN DOS MOTIVACIONES POLÍTICAS: LA PRIMERA SU ENCONO CON TORRIJOS; LA SEGUNDA QUE UTILIZABA LA TRIBUNA DE LA OEA PARA TIRAR UNA CORTINA DE HUMO SOBRE LO QUE OCURRÍA EN PANAMÁ CON LA SALIDA DEL GOBIERNO DEL VICEPRESIDENTE VARELA

Admito que el hilo conductor de todo lo que se hizo se dio por la demora y las notables evasivas en darme la información sobre los dos contratos que tenía Torrijos en la OEA por más de 21 mil dólares, ello permitió proseguir una investigación que reveló muchas otras interioridades de la OEA que nadie conocía y que hoy, gracias a nuestros descubrimientos, se han vistos obligados a enmendar. Sobre lo segundo eso no es así: la ruptura de la alianza gubernamental se dio el martes 30 de agosto. Lo que irritó a Insulza se dio el día anterior, cuando el periódico La Estrella publica una entrevista donde yo digo que la OEA, bajo la administración de Insulza esta muy maltrecha, lo cual lo hace llamarme y retarme a que se lo pruebe en el Consejo Permanente del miércoles 31 de agosto. O sea que no hay ninguna relación entre una cosa y la otra.

¿EN SUS INVESTIGACIONES SOBRE LO QUE PASABA EN LA ADMINISTRACIÓN DE LA OEA, CONTÓ CON EL APOYO DEL PRESIDENTE Y DE LOS CANCILLERES VARELA Y HENRÍQUEZ?

Desde el primer momento el Presidente Martinelli me apoyó pues consideró que yo soy la persona que por estar mas cerca y manejar directamente los asuntos de la OEA dispongo de mayor conocimiento sobre el tema, igualmente lo hizo el Canciller Henríquez al ir tomando las riendas de la Cancillería en medio del alboroto que se había formado. Era lógico que Cancillería se preocupaba de que por mis acciones Panamá se quedara aislada del organismo y pudiera así crear un problema con un país tan cercano a Panamá como Chile, visitado en esos días por el Presidente de Panamá. Sin embargo, tomando eso en cuenta y de que mis acciones no eran ni contra Insulza a nivel personal y menos contra Chile, que era mas bien un clamor mayoritario de un número plural de delegaciones quienes han venido pidiendo desde hace varios años un manejo mas transparente de los Recursos Financieros de la Organización, le solicité al Presidente que me dejara concluir lo que había comenzado hasta el 31 de octubre, cuando se aprobaría el presupuesto anual de la OEA para el 2012. Allí, tal como ocurrió, se incluyeron las provisiones necesarias para que en la OEA no vuelva a pasar lo que ocurrió, sobre todo en tiempos difíciles como los que se pasan hoy, donde no hay dinero para casi nada

¿DE QUIÉN ERA LA CULPA DE LO QUE PASABA EN LA OEA?

Decir que toda la culpa era de la Secretaria General es decir una verdad a medias. La culpa era de todos, incluyendo a las Misiones Permanentes, que antes revisábamos de una manera muy superficial lo que nos mandaba la Secretaría General y lo aprobábamos de manera casi automática en asunto de minutos sin mayor revisión y análisis. Allí esta el mayor logro de lo que se ha alcanzado: que las Misiones se interesen más en el manejo de los asuntos económicos y financieros de la OEA. Al fin y al cabo los países miembros somos los dueños de la Organización. El trabajo en equipo que ahora se espera lograr es el fruto de esa campaña que en los dos últimos dos meses se hizo y que logró el apoyo de todos mis colegas en la OEA.

¿CUÁL FUE LA REACCIÓN INICIAL QUE TUVIERON SUS COLEGAS A SU PRIMERAS DENUNCIAS?

Diría que lo que hicimos en nuestra misión con el apoyo de todos mis colaboradores generó dudas en algunas delegaciones y curiosidad en otras. Mi particular estilo, más político que diplomático, para algunos impropio para un foro como el de la OEA, hizo pensar la tesis de que yo aprovechaba las circunstancias para un ataque político en mi país, lo cual no era así. A medida que nos fueron dando más informaciones precisas, la mayoría de los mismos funcionarios, la gente fue tomando las cosas en serio, sobretodo cuando recibió la lista de los personajes nombrados en los Grupos de Reflexión de la OEA donde estaba Torrijos y de otros más que las Misiones desconocíamos su existencia. Como elefante pesado, la OEA se mueve lentamente. Con nuestras interrogantes logramos ir aclarando el panorama de que la OEA no es un dechado de virtudes; que había que prestar atención a lo que pasaba.

¿Y CÓMO SE MANEJÓ EN LA ADMINISTRACIÓN LA CRISIS QUE SE CREO?

Le asignaron a la Comisión de Asuntos Administrativos y Presupuestarios (CAAP) de la OEA el análisis de todas nuestras solicitudes. Tuvimos la dicha que la misma es presidida por el Embajador de Barbados, John Beale, una persona muy conocedora de los números, habiendo sido por muchos años ejecutivo del Chase Manhattan en Brazil. Fue el Embajador Beale quien más impulso nuestro argumento que no puede existir una organización transparente donde no hay un Auditor Interno independiente. Allí todo se ha seguido investigando y de allí salieron las normas presupuestarias aprobadas el 31 de octubre, que implicaran mayores controles y transparencia a la administración de la OEA. La aprobación del presupuesto 2012 fue demorado precisamente por todas las provisiones incluida para lograr los propósitos de mayor transparencia y control. En la historia reciente de la OEA nunca se habían hecho reformas al presupuesto presentado por la Secretaría General.

¿ SE CONSIDERA USTED EL VENCEDOR EN ESTA DISPUTA CON EL SECRETARIO INSULZA?

Sería infantil pensar así. Aquí quien ganó fue la OEA y eso lo que perseguimos desde el primer momento. No fue fácil que lo entendieran, ya que más de una mala cara me gané y varios malos comentaros me hicieron. Inclusive algunos pensaron que yo planeaba una maniobra para impedir que el presupuesto del 2012 se aprobara y con ello lograría un caos en la organización. No fue así ni nada parecido. Creo que al final todos apoyaron lo que hicimos y se logró el objetivo. Esa es la mayor satisfacción de todo lo que me llevó de la OEA.