19 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Incertidumbre de los residentes del oeste

El sentir de miles de panameños/as que residimos en el sector oeste de la provincia de Panamá fue un total desconcierto, irrespeto, burl...

El sentir de miles de panameños/as que residimos en el sector oeste de la provincia de Panamá fue un total desconcierto, irrespeto, burla y maltrato psíquico. Si bien el gobierno va a reparar el Puente de Las Américas, la planificación podríamos asegurar fue nula. Al parecer fuimos objeto de un ensayo, que significó tardar entre 2 a 3 horas para lograr cruzar los puentes tanto el de Las Américas, como el Centenario. ¿Quién paga la gasolina, el recalentamiento de autos y los malestares de los usuarios?

Los empleadores pueden ser tolerantes un día, tal vez dos, pero qué va pasar con esos 2 años, salir más temprano, usar el puente Centenario como lo ha expresado el ministro de Obras Públicas, Federico Suárez. Todo suena tan sencillo pero ¡no señores! este trabajo va trastocar la vida de todos los ciudadanos de a pie, los que conducen sus vehículos. Es un alto precio para quienes tenemos la dicha de amar nuestro oeste, sabrá dios cuánto nos va costar esta implementación. Por qué no hacer una solución a largo plazo. La información que nos brinda el gobierno es que con esta obra se prolongará la vida útil del puente de Las Américas por 50 años, sin embargo, requerimos un puente más amplio, un tercer puente que nos brinde acceso directo a la ciudad (mucha gente especula que está en los planes).

Es cierto, el puente Centenario es una opción, no obstante involucra quedar al otro lado del centro de la ciudad, unirnos al tranque de la vía Ricardo J. Alfaro o de Paraíso (con daños que no han sido subsanados).

Todos los trabajos en las infraestructuras del país son al mismo tiempo. En respuesta al caos, la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) va aplicar sanciones por manejo desordenado (tercer carril improvisado por los juega vivos), grúas, aumento de las multas. Creo que a muchos nos desagradan esos juegavivos que nos producen mayores tranques, ahora bien, la gente enloquece, se desespera. Den las soluciones.

En algunas situaciones como hace algunos años hubo cambio de horarios de los servidores públicos, y tal vez esto sirva, pero, si hoy que no hay estudiantes en las escuelas pasamos semejante tranque, ¿qué pasará con el inicio de las clases. Por otra parte, se busca atraer inversionista con el Área Especial de Panamá Pacífico, pero cómo van a manejar ese segmento de la población. El panorama no pinta muy bien, resulta que fueron sometidos a la improvisación de las autoridades que evaluaron desviarlos hacia el Centenario. Pude presenciar que había conductores que ignoraban la medida y llegaron hasta el Puente de las Américas, y otros cientos caminaron desde Veracruz para llegar a la ciudad.

Esto es sacrificio de la gente para solucionar un problema. Pónganse en los zapatos del pueblo, no era ese el lema de campaña, el cambio.

Muy respetuosamente señores de la ATTT y del MOP, no más show, pues me tocó observar conos, tanques, y las maquinarias dónde estaban. No merecemos pasar por tantos traumas. Pedimos respeto, pues no somos ciudadanos de segunda o de cuarta categoría, somos quienes pagamos los impuestos para hacer obras, para educación, demandamos eficiencia. Son tantas las bellezas que soportamos el día 4 de enero de 2012.

¡Ojalá que se tomen los correctivos y el próximo 10 de enero lo que reine sea la planificación y las soluciones.