Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Panamá para los jóvenes

H ace días atrás he venido reflexionando, casi de forma permanente, sobre el cambio y la oportunidad que tenemos de promoverlo en lo cot...

H ace días atrás he venido reflexionando, casi de forma permanente, sobre el cambio y la oportunidad que tenemos de promoverlo en lo cotidiano. Me pregunto ¿cuál es la mejor forma de lograrlo y en qué suelo esa semilla puede ser plantada? Apuesto a la juventud, a las oportunidades, a los agentes del cambio, a la música, a la imagen y a la palabra escrita. En ese sentido considero importante destacar en el momento de crisis y desarticulación social en que estamos inmersos varios —pese a la negación de los sectores de gobierno— algunos elementos que merecen ser destacados por la capacidad de éstas en la trascendencia social.

La versión del IX festival de Jazz de Panamá impulsado por Danilo Pérez y la Fundación del mismo nombre, la noticia de los avances del Biomuseo en Amador, otras más modestas, pero no por ello menos importantes, la que impulsa la Fundación ECOAGUAS, que se centra en las aguas y las gentes del río Zaratí. Todas estas iniciativas relacionan los recursos y las actividades que impulsan y de alguna manera, las ponen en perspectiva con el potencial turístico que mira desde afuera, la riqueza y los valores de la sociedad panameña.

La Fundación Danilo Pérez tiene como eje central la música y los jóvenes; la segunda, la educación a través de la comunicación orientada a la educación y la cultura valorando la diversidad del Istmo; ECOAGUAS articula la participación de los jóvenes en Coclé con la academia, las instituciones y el sector privado para promover el desarrollo y la conservación de las subcuencas, marco natural y geográfico de uno de los espacios culturales milenarios más notables de la región.

Todas estas iniciativas son resultado de personas y agentes locales que han creído en lo cotidiano como escenario del cambio y en las nuevas generaciones como los actores centrales. Todas ellas son traídas del empeño de personas y organizaciones, principalmente desde lo privado, con un sólido principio ético y de compromiso social y larga trayectoria en el país.

Ninguno de los actores que promueven estos proyectos tiene procesos pendientes en tribunales locales, no son acusados de peculado ni apropiación de bienes, ni tampoco de promover procesos en ausencia de transparencia y participación.

Todas estas iniciativas están revestidas de transparencia, son inclusivas y apuestan en la juventud como principal agente de cambio y lo cotidiano como escenario para lograrlo; además, comparten en común el desincentivo consistente y desarticulado de la oficialidad de la gestión de la cultura en Panamá.

La música, los mares, los bosques, la historia cultural de Panamá es el tema de estas iniciativas y la Nación panameña como base territorial de valiosos, diversos, únicos recursos humanos, culturales y naturales y los jóvenes objeto del trabajo. Tanto la Fundación Danilo Pérez, la Fundación Amador y ECOAGUAS celebran la diversidad que se llama Panamá, diversidad que viene siendo ignorada y dilapidada por los políticos y los actores de gobierno y que se expresan en mediocres decisiones y lamentables espectáculos populacheros. Esta misma clase política y la expresión de gobierno que identifican y valoran la ciudad, las instituciones, los recursos y el territorio, como recursos infinitos para satisfacer desmedidos apetitos personales y mezquinos propósitos.

Siempre he afirmado que a las viejas generaciones no nos ablanda el primer hervor y que los jugos de sus caldos son amargos; es entonces que la apuesta a la juventud, el fomento de la cultura y la educación, así como el derecho a la información y la participación son ingredientes claves para el cambio y en contrapunto, producir caldos ricos, fragantes y prometedores.

Las iniciativas privadas de desarrollo, cultura y educación deben ser promovidas desde las bases y lograr el apoyo incondicional de la institucionalidad, organización social que debe ser respetada, fortalecida en democracia y que sirva para cimentar las bases del progreso de Panamá con los jóvenes, para los jóvenes y desde lo cotidiano.

ARQUITECTO