Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Muere el dios mercado, gran fracaso de ’Chicago Boys’

Para inicios de los noventas se hablaba de la globalización y de la promesa de mejores productos a bajos precios.

Para inicios de los noventas se hablaba de la globalización y de la promesa de mejores productos a bajos precios.

A sangre y fuego, los Organismos Internaciones obligaron a los países a adoptar la fase más elevada del capitalismo, el Sistema Neoliberal Capitalista, eufemísticamente llamado por sus creadores Milton Friedman y los ‘Chicago Boys’ como ‘Economía Social de Mercado’, sin que a la fecha nadie entienda qué hace ahí la palabra ‘social’.

Este pensamiento económico se resume en que es el dios mercado, a través de la libre oferta y demanda, asigna los precios y productos a producir, generando mejor calidad a bajo costo, sin ninguna intervención del Estado.

Para que estas reglas funcionen, debe existir algo que se llama Mercado de Competencia Perfecta, donde hay muchas empresas que compiten entre sí, ofreciendo calidad a precios bajos, ganando así a los consumidores.

Es el mercado el que se corrige a sí mismo; sin embargo, debe haber una institución encargada de investigar y sancionar los comportamientos ilícitos contrarios a los postulados de los Chicago Boys, que, en el caso de Panamá, era la CLICAC ahora ACODECO, creada mediante la Ley 29 de 1 de febrero de 1996. Sin embargo, han pasado 16 años y nunca llegó Walmart ni hubo nuevos competidores, solo hay cuatro grandes cadenas de supermercados, los mismos que había antes de la invasión, que de hecho se cree que son dos por la participación accionaria.

No existe un mercado de competencia perfecta ni tampoco se corrige sólo. Son unas cuantas familias las que controlan los precios. Por ejemplo: el reciente caso del alza del precio de maíz, hasta un tonto se da cuenta de que no fueron los productores los que alzaron el precio.

Y la ACODECO guarda silencio.

En el 2003, siendo funcionario de la CLICAC, me tocó ir a una reunión en el Mida y vi cómo el representante de los intermediarios, hablando por todos, le gritó a un productor y groseramente le dijo a qué precio tendría que venderle, si no iba a perder su cosecha, lo cual viola la Ley de Competencia. Hice un informe y le dije a mis superiores que iba a ir de testigo, pero nunca hubo investigación ni sanción, porque este hombre representa al poder económico de Panamá. De hecho muchos funcionarios de esa época siguen en sus puestos por su fidelidad a los poderosos, en perjuicio de las grandes mayorías.

Lo único que ha dejado el Sistema Neoliberal capitalista en Panamá, es más pobreza y el acaparamiento de la riqueza en unos pocos.

Es hora de un cambio, antes de que haya una explosión social como en otros países.

*ABOGADO, EXFUNCIONARIO DE ACODECO.