Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

‘Con el agua al cuello’, novela negra más leída en Europa

P étros Márkaris, el escritor griego más reconocido, ganador del Premio Pepe Carvalho 2012.

P étros Márkaris, el escritor griego más reconocido, ganador del Premio Pepe Carvalho 2012.

Su género, político/literario, ostenta una estupenda radiografía, la crisis económica devela un retrato social formidable.

Su nuevo libro conquista Europa, reivindica la novela negra mediterránea, convierte la ciudad de Atenas en protagonista, primera parte de su trilogía, sobre la crisis griega.

‘Con el agua al cuello’, última entrega de la serie del comisario Jaritos, investiga una serie de asesinatos a banqueros y financistas decapitados, perseguidos por la oscura sombra de un atleta, enfermo terminal, a causa del doping. Janis Tsolakis, autor intelectual de las ejecuciones, decide vengarse de una sociedad bancaria usurera.

Como todo banquete, el festín griego llegó a su fin: Grecia está en quiebra, hay un descontento general, desesperanza, huelgas, protestas cotidianas. Jaritos está en el banquete de bodas de su hija, le informan del asesinato de Nikitas Zisimopulos, un banquero retirado, ejecutado en su jardín.

Adrianí, la esposa del policía, ve pasar por su ventana a un vecino, un comerciante arruinado, arrojado al vacío.

Muchos viven por encima del presupuesto, apretados, endeudados, el país entero está con el agua al cuello, se ha desatado una ola de suicidios en Grecia, debido a los nefastos efectos de la crisis, la pérdida de valores... este es el escenario de fondo.

Los crímenes en serie, como castigo al sistema bancario, por un enfermo aislado víctima del dopaje, como autor intelectual de los crímenes ejecutados por Rashid, su empleado sudanés, todos sus cómplices fueron grandes deportistas venidos a menos, habían contraído un crédito indigno, amargo.

Janis Tsolakis, baldado por haber abusado de estimulantes en lo que fue una notable carrera deportiva, manda a su empleado sudanés de regreso a su país, luego de haber ejecutado los brutales crímenes y burlar la justicia, sale impune, ha enviado a pegar carteles en toda la ciudad con la consigna de no pagar a los bancos que han arruinado al país.

Márkaris señala una Grecia hundida en la peor depresión, acosada por la deuda, donde se ha perdido la esperanza. Autor de una serie de novelas protagonizadas por el teniente Kostas Jaritos, comisario de la policía de Atenas, presenta un retrato vívido y crítico de la sociedad griega muy traumatizada. Denuncia un presente triste.

Grecia siempre fue un país pobre, conocía la cultura de la pobreza, desconocía la cultura de la riqueza. Al conocer esa cultura empezaron a despilfarrar el dinero: comprar autos, casas de verano, un barco, un piso en Atenas. El Fondo Monetario Internacional recorta salarios, jubilaciones, pensiones, puestos de trabajo. La gente no aguanta más, está exhausta: no tiene dinero, no tiene poder, no quiere luchar.

Jaritos es un empleado público, Adrianí, su mujer, compra y cocina con poca plata. Nunca creyeron en la sociedad de consumo. Su hija, Katerina, estudia Derecho, hace un doctorado, no encuentra trabajo, siente con frustración que sus esfuerzos no valieron la pena, como sucede a mucha gente joven hoy en día. Yo encuentro estudiantes con maestría manejando taxis.

Los políticos griegos inventaron una riqueza ficticia basada en los préstamos, creó una sociedad clientelista.

Jaritos, veterano policía, siente debilidad por la cocina griega tradicional, denuncia que muchos viven del crédito más allá de su poder adquisitivo, viven tan endeudados, nunca salen adelante. La nueva Grecia es una sociedad que valora el dinero rápido y la fama, aunque sea a través de la mentira, la corrupción o el fraude fiscal.

La clase bancaria hizo vivir al país una falsa abundancia, basada en el crédito, se han perdido los valores.

Jaritos es un personaje autobiográfico, gruñón, intransigente, exagerado, gritón, glotón, acude a un festival gastronómico. Denuncia una Grecia hundida en su peor depresión económica, expoliada, acosada por la deuda.

PSICÓLOGA Y DOCENTE UNIVERSITARIA.