Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El ‘pasillo’ de las drogas

S egún Barak Obama, presidente de EEUU, Panamá es el ‘pasillo’ de las drogas que salen de Colombia. Evita señalar, sin embargo, que EEUU...

S egún Barak Obama, presidente de EEUU, Panamá es el ‘pasillo’ de las drogas que salen de Colombia. Evita señalar, sin embargo, que EEUU financia las operaciones y es el mayor consumidor de drogas ilícitas del mundo (algunos calculan que el consumo de la población de ese país supera el 50 por ciento de toda la producción mundial). El gobierno norteamericano publicó su informe anual sobre la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos (INCSR), elaborado para el Congreso con propósitos mediáticos. El documento presenta la posición política de Washington frente a los países con los cuales tenía pactos militares en la lucha por controlar todos los aspectos del tráfico internacional de drogas en 2011.

La creciente militarización del Istmo, dirigida por EEUU (compra de armas y adiestramiento), no contribuye a sacar a Panamá de lista nefasta de países traficantes fabricada por Obama. Seguimos siendo parte del grupo de países que más drogas ilícitas producen o en los que hay mayor tráfico. Estamos en compañía de países asiáticos como Afganistán, Birmania, India, Laos y Pakistán. EEUU también destaca otros países centroamericanos, suramericanos, caribeños y México. A Venezuela lo incluye para presionar políticamente el gobierno de ese país.

Para mantener su influencia en la región, EEUU ha militarizado a la Policía panameña y monta espectáculos mediáticos en supuestos escenarios ‘selváticos’ del Darién, la costa caribeña de Veraguas y en Kuna Yala (donde acechan todos los peligros de nuestras fantasías creadas en Hollywood y Disneyworld).

En otro golpe mediático, el ministro de Seguridad panameño acusa a los partidos de oposición de estar infiltrados por financistas narcotraficantes. Tergiversa la realidad actual y se olvida (o ignora) la historia de este país. En la década de 1940 las bases militares norteamericanas eran un hervidero de tráfico de drogas para financiar operaciones clandestinas norteamericanas de todo tipo. Para garantizar estos movimientos de ilícitos y dinero comprometieron a la Policía de aquel entonces comandada por Remón, quien fuera elegido presidente de la República en 1952. Tres años más tarde Remón fue asesinado por un sicario de la mafia de Nueva York. La conspiración dejó todas las preguntas sin respuestas.

Desde entonces, EEUU ha utilizado a Panamá —con o sin la Zona del Canal— como trampolín para sus actividades ilícitas, que incluyen el tráfico de drogas en asociación con toda clase de personajes panameños. No cabe duda que entre ellos se encuentran muchos políticos, tanto de un bando como del otro. No hay que olvidarse que todos los personajes locales son meras mulas en las recuas que operan en el país, como Remón (asesinado), Noriega (en Renacer) y el primo de Martinelli (condenado en México).

El baile de marionetas que ha montado EEUU le cuesta caro a Panamá en vidas humanas, desarrollo de la juventud y dignidad. Sólo en gastos de los estamentos de Seguridad del gobierno, Panamá despilfarró 1,500 millones de dólares en los tres últimos años en juguetes de guerra. Una vergüenza nacional.

Preocupan mucho las palabras del exsecretario de Defensa (Pentágono), Robert Gates, quien dijera que ‘la fuerza pública panameña es militar en todo, menos en el nombre’. Lo dijo en 2008 para justificar el apoyo militar que Washington le proporciona al ‘ejército’ de Panamá. Pese a la enorme inversión en Seguridad, la tasa de homicidios se ubica en 9.5 por cada 100 mil habitantes. Hay dos crímenes cada 24 horas. En nombre de la defensa nacional y del ataque ‘frontal’ al crimen organizado, el país ha hecho una inversión sin precedentes en la especialización y equipamiento de sus estamentos.

¿Tendría el general Noriega mil millones de dólares para sus Fuerzas de Defensa? El presupuesto del Ministerio de Seguridad Pública en 2012 es de 548 millones de dólares, el año pasado fue 420 millones y en 2010, 515 millones de dólares.

El presidente Ricardo Martinelli y el ministro de Seguridad aún tienen pendiente la tarea de garantizarle a la ciudadanía la tranquilidad que le prometieron durante la campaña electoral. El rosario de leyes que han aprobado en los últimos tres años de gobierno sólo consolida el crimen organizado en el país. La tasa de homicidios en 2012 sigue igual en comparación con el mismo período de 2011. Un total de 355 homicidios durante los primeros seis meses de 2012. Los casos se concentran en el corregimiento capitalino de Calidonia y en Mateo Iturralde y Belisario Porras (distrito de San Miguelito), según las estadísticas oficiales.

Según la encuesta de Ipsos TGM, realizada para Telemetro y La Estrella de Panamá en junio de 2012, el 72 por ciento de los panameños opinó que el principal problema que enfrenta es el aumento del precio de la canasta básica. Al mismo tiempo, el 66 por ciento plantea que lo más preocupante es la inseguridad, la violencia y la delincuencia.

Lástima que el presidente Obama no tiene un observatorio en la Casa Blanca para medir la violencia y la delincuencia que provocan sus políticas militaristas en Panamá. Otro estudio de Ipsos —para la Cámara de Comercio— revela que el 54 por ciento de los encuestados percibe un incremento de la delincuencia en Panamá.

DIRECTOR DEL DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGÍA DE LA UP E INVESTIGADOR ASOCIADO DEL CELA.