Temas Especiales

30 de Ene de 2023

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Cementerios y epitafios

‘ Mujik, prepárate a morir, y en la espera, cultiva la tierra’, proverbio ruso.. Mi familia paterna siempre tuvo interés por los cemente...

‘ Mujik, prepárate a morir, y en la espera, cultiva la tierra’, proverbio ruso.

Mi familia paterna siempre tuvo interés por los cementerios; por ende, por los epitafios, que no son más que la inscripción en un sepulcro con breves poemas sarcásticos que recuerdan a un ser muerto. Me convertí en cómplice de esta curiosidad lúgubre. Solían recomendarme visitar en mis viajes al extranjero algunos cementerios, como si fuesen museos; al principio discrepé, el tiempo les otorgó la razón y hoy mantengo esta rutina presente en mi ruta al exterior. Me he topado con epitafios humorísticos y otros más solemnes, grabados en piedras, donde reposan seres célebres y se destacan monumentos.

De los 14 cementerios parisinos, de mi interés el de intramuros PERE-LACHAISE donde reposan CHOPIN, EDITH PIAF, MOLIERE y WILDE. El de MONTMATRE en él yacen ALEJANDRO DUMAS hijo y NIJINSKI. El de la Sorbona nada menos que RICHELIEU. En el Panteón VICTOR HUGO. El de Recoleta en Buenos Aires descansa EVA PERON, repleto de anécdotas interesantes. Es de los más costosos del mundo; existen tumbas con ascensor y música ambiental. Las familias ‘paquetas’ (elegantes), pero sin dinero, contratan tumbas por días, efectúan los entierros allí y luego vuelven a enterrar a sus muertos en otro cementerio más austero.

El cementerio monumental de Staglieno de Génova es considerado el más grande y lindo del mundo (¡que ironía!). El cementerio Colón, en La Habana, donde descansa el generalísimo MAXIMO GÓMEZ y RIBALAIGMA íntimo de Hemingway y creador del famoso trago ‘Daiquiri’. El cementerio Central de Bogotá, donde enterraron a LUIS CARLOS GALAN candidato presidencial y ALFONSO LOPEZ padre e hijo, presidentes ambos. ‘La Ciudad de los Muertos’ en El Cairo, cementerio donde viven cientos de miles de ciudadanos que no tienen una vivienda. El Cementerio de Sapinta en Rumania, conocido como el ‘cementerio alegre’, donde acuden turistas de todas partes del mundo. Los epitafios son frecuentemente humorísticos, las cruces de las tumbas son de colores alegres (la mayoría fue labrada por Ion Star Patras, ebanista, sus propios restos reposan debajo de una cruz en colores elaborada por él). Cito algunos epitafios que rezan en las tumbas de estos curiosos cementerios.

*’Tzuica es una genuina peste. Que trae angustias a este y aqueste. Me la trajo a mí como ves. Y estiré la pata a los cuarenta y tres’. *(Licor de ciruela oriundo de la región).

‘Patac George era mi apelativo en el trabajo y el juego, de vivo, mientras el mundo nos dio amarras, gastábamos bromas en las barras cuando tuvimos buena salud, amasar fortuna fue nuestra virtud, riqueza y pasado se han ido y a la tumba hemos venido, ‘mi vida’ dijo al cielo vete a la edad de setenta y siete’.

‘Aquí yazco desde que llegué, Braic Ileana me llamé en mi vida, tuve cinco hijos, quisiera, Dios, tenerlos vivos. Griga: quedas perdonado, por haberme apuñalado, cuando lleno de certeza viniste a este lugar, me trajiste, tu madre junto a la capilla reposa y aquí estará un día tu fosa’. * (¡Madre apuñalada por uno de sus hijos!).

‘Te espera el mármol que no leerás. En ella estarán escritos la fecha, la ciudad, el epitafio’.

‘La vida fue generosa conmigo; en todo, hasta en desengaños’.

‘Todo iba bien, hasta que llegué aquí’.

‘Ya no es ayer, mañana no ha llegado; hoy pasa, y es, y fue con movimiento que a la muerte me lleva despeinado, azadas son la hora y el momento, que a jornal de mi pena y mi cuidado cavan en mi vivir, mi monumento’.

‘He aquí los restos mortales de una mujer de talento en cosas municipales es decir… de ayuntamiento’.

‘Aquí yace una doncella hija del Tío Lagarto; fue muy candorosa y bella, la pobre murió de parto’.

‘Aquí un hablador se halla y por primera vez se calla’.

‘Aquí yace un perezoso, que, al acabar la jornada, dijo: ‘Voy a ser dichoso: ya no tendré que hacer nada’.’.

‘Aquí en esta tumba fría descansa la esposa mía y si ella descansa en paz, está descansando más su esposo’.

‘Vi de un entierro pasar; pregunté; quien se murió y el cura me respondió: el que llevan a enterrar’.

‘Aquí yacen cuatro socios que juntaron gran caudal, un médico, un boticario, un cura y un sacristán’.

‘Aquí yace un contador que jamás erró una cuenta a no ser a su favor’.

‘No riegues, ¡Oh caminante, con lágrimas mi sepulcro que las lágrimas son agua, y el agua no es de mi gusto’.

‘Ya somos el olvido que seremos el polvo elemental que nos ignora y que fue el rojo Adán y que es ahora todos los hombres, y que no veremos’.

‘Ya somos en la tumba las dos fechas del principio y el termino. La caja, la obscena corrupción y la mortaja, los ritos de la mente y las endechas’.

‘No soy el insensato que se aferra al mágico sonido de su nombre, pienso con esperanza en aquel hombre que no sabrá que fue sobre la tierra’.

‘Bajo el indiferente azul del cielo esta meditación es un consuelo’.

ABOGADO