27 de Sep de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Las redes sociales y el periodismo

Las redes sociales se metieron en el mundo del periodismo y el resultado es que se ha reducido al mínimo la distancia que separa la info...

Las redes sociales se metieron en el mundo del periodismo y el resultado es que se ha reducido al mínimo la distancia que separa la información de los lectores, también afectó la precisión y la magnitud de la imagen. Ha permitido cosas inimaginables como una revolución y la caída de dictaduras, usando como armas 140 caracteres. La tecnología se ha transformado en una herramienta incomparable para descifrar la conducta.

Las redes sociales han supuesto un gran cambio en muchos ámbitos, pero más fuertes en la comunicación social, al punto que ha obligando a los medios tradicionales (impresos) a reinventar estrategias para conservar sus lectores y ha tomar ‘nuevas decisiones’.

El jueves pasado nos convocaron a una reunión muy agradable, donde se planteaba, en números, la influencia que los medios de comunicación tradicionales conservan y además de la fidelidad de los lectores a los periódicos de su preferencia, que aún buscan en los kioscos. Lo que indica que si bien las cosas están cambiando en la forma en que se informa la sociedad, los medios impresos tienen vida.

‘Tenemos que adaptarnos o morir’. Son palabras publicadas en un artículo del diario El Mundo, pronunciadas por el ex director de The New York Times, Bill Keller (premio Pulitzer en 1989) para quien el periodismo nunca morirá, pero sí debe adaptarse a la era virtual sin perder la honestidad.

En tanto, en la red internacional de periodistas IJNet publica lo que dicen dos editores de redes sociales Anthony De Rosa y Lauren Young, ellos coincidieron en los atributos de los redes sociales. Facebook es un foro más apropiado que para tener una conversación con los lectores. De Rosa comparó a Facebook con la ‘plaza de la ciudad’, que permite a los periodistas pedir información a los lectores, encontrar fuentes o simplemente discutir un artículos recientes. Para él, Twitter es más como una ‘fuente de noticias’.

De Rosa escribió que es muy importante evitar la sobrecarga de información y que cuando se utiliza Twitter como una herramienta para conseguir datos sugiere la organización de las personas a seguir en ‘listas, fuentes e incluso competidores para mantener el ‘ruido’ en un nivel manejable.

Sostienen que un aporte para los periodistas es que en Twitter puedes buscar una idea para una historia de forma rápida en Muckrack, un boletín diario que muestra los temas que los periodistas están hablando.

De acuerdo a lo que plantean los dos editores, cada quien su espacio y su papel dentro del proceso de la comunicación.

Me pareció especialmente bueno lo planteado por Raúl Briongos, director de Diario de Burgos, dice que la auténtica ‘revolución’ en el modo de hacer periodismo en el diario fue con la llegada de Twitter.

‘Es como si cada una de las personas a las que sigue Diario de Burgos fuera un corresponsal suyo. Gracias a la gente nos hemos enterado de un atropello, que las paradas del bulevar eran idénticas a otras en Armenia… temas que han sido portadas del periódico’, destacó.

Briongos considera que la posibilidad de que la interacción con los lectores sea inmediata, que cualquier persona que haya visto un dato inexacto pueda comunicarlo, es muy positivo y contribuye a mejorar el producto periodístico.

‘Los periodistas son más rigurosos con aquello que escriben’, destacó.

El tema de la columna de hoy, domingo 7 de octubre, viene a cuento porque he recibido varios comentarios de lectores que me preguntan si los periódicos van a desaparecer con la llegada las redes sociales. La respuesta es no.

Les dejo la siguiente reflexión del director de un diario: ‘Si un periodista no está donde está la gente, no tiene ni idea de lo que es su oficio’.

DEFENSORA DEL LECTOR