25 de Sep de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Hay un camino: Enrique Capriles Radonski

En las recientes elecciones presidenciales celebradas en la hermana República de Venezuela salta a la vista, como un hecho incuestionabl...

En las recientes elecciones presidenciales celebradas en la hermana República de Venezuela salta a la vista, como un hecho incuestionable, el surgimiento de un nuevo líder político: Henrique Capriles Radonski, quien compitió, representando a la Mesa de Unidad Democrática (MUD), con el actual candidato-presidente Hugo Chávez, resultando este vencedor, en una contienda que, sin lugar a dudas, concitó la atención del mundo entero, en especial de los países latinoamericanos.

Nuestras reflexiones, se encaminan, más que todo, a destacar la participación del abanderado de la oposición, que gallardamente, aceptó la derrota, frente a un presidente-candidato que lleva ya más de catorce años en el poder y nosotros apostábamos a la opción del cambio, fundamentados en que, la alternancia en el poder es indispensable para la salud, vigencia y conservación de los Estados Democráticos.

Del total de votantes habilitados, (más de 19 millones de votantes), acudieron a las urnas alrededor de quince millones, un 81% de los electores, un record de participación por las expectativa que género, precisamente, el nuevo líder de movimiento ‘HAY UN CAMINO’, HENRIQUE CAPRILES RADONSKI.

La derrota es vista como un triunfo, por HCR, por la cantidad de votos recibidos, casi seis millones y medio, quien sin contar con cadenas de televisión, ya que el Gobierno tiene un amplio control sobre la TV y los medios, la industria petrolera, que genera el 98% de la riqueza del país a su disposición y servicio, en fin toda la estructura del aparato estatal, elementos determinantes que todos los analistas señalan como enormes ventajas del poder a favor del candidato-presidente.

Frente a esa desigualdad y desbalance, los votos por Capriles tienen un doble valor y trascendencia, para que se mantenga viva la llama de la esperanza de un cambio y un nuevo camino de progreso y bienestar para todos los venezolanos, como el mismo Capriles, terminada la elección, lanza en ristre, alza su voz diciendo: ‘El sueño sigue, la lucha no ha terminado. Somos millones y mientras haya vida hay esperanza’.

No cabe duda que más que una derrota para Capriles y el MUD, es una victoria, que resume con ahínco y emoción patriótica: ‘Hay que seguir trabajando para tener un mejor País, no ganamos hoy, pero el sueño sigue y no vamos a perderlo’.

La prensa escrita, los comentaristas y analistas políticos han coincidido en el rol preponderante del nuevo líder venezolano señalando: ‘Triunfa Chávez y se consolida Capriles’, ‘Una elección, dos ganadores’, y el secretario general de la OEA, J. M. Insulza, frente a la nueva realidad expresada en las urnas, ha expresado: ‘Ojalá el pueblo venezolano, sus fuerzas políticas, su gobierno, y su oposición, puedan encontrar, a partir de este común propósito democrático, las vías de entendimiento necesarias para conducir a su país por un camino de desarrollo de paz, justicia y seguridad’.

*ABOGADO