30 de Sep de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Un paso. Elecciones del 2014

E xcelente e impactante! Así es de calificar la jornada de inscripción realizada el domingo 11 de noviembre por el PRD. Es oportuno agre...

E xcelente e impactante! Así es de calificar la jornada de inscripción realizada el domingo 11 de noviembre por el PRD. Es oportuno agregar algunos insumos a la lectura del resultado: 50,000 nuevos inscritos (pendiente la depuración del Tribunal Electoral). A lo externo: el PRD se fortalece como opción electoral al ser reconocido con la simpatía de los nuevos copartidarios. Más aún, al realizarse con una sociedad abocada a festejos patrios, cuando muchos viajan a conmemorar diversos Gritos de Independencia: Santiago, La Villa, otros.

También es de considerar las adherencias por área, más de 4000 en la combativa provincia de Colón, casi 2000 en plena fiesta de Los Santos, Bocas superior a 3000, igual en otras regiones. Si analizamos la demografía electoral, veremos que son porcentajes impresionantes.

Primó el proselitismo alejado de ‘politiquería estomacal’. Se ratificó que el PRD se encuentre al frente de las encuestas. Evidencia su fortaleza estructural y discursiva. El discurso del consenso, unión, paz y estabilidad del secretario general del PRD; gana al del conflicto, controversia y violencia del presidente Martinelli y su equipo. Expone las debilidades de adversarios, quedando descubiertos con sus ataques enfrentados a la realidad.

A lo interno: es la primera acción de masa convocada por la dirección electa. El resultado óptimo rebasa cifras presupuestadas. Consolida estructura. Destaca la eficiencia y eficacia del actual CEN y el aparato organizador al superar la tarea prevista.

Aísla cada vez más a críticos que no asimilan la derrota imprimida en el último congreso. Unifica a varios CDN y otros sectores no adeptos en su inicio a la dirigencia vigente. Incorpora en hechos a muchos activistas del PRD. Genera motivación positiva respecto a las elecciones del 2014.

En fin de cuentas, deja claro que la maquinaria política del PRD funcionará más allá de aquellos que se estancan en la crítica ensimismada. Los miembros rechazan la guerra sucia y negativa.

Se inclinan por una dinámica constante que garantice la asunción al poder del PRD en el 2014. Deja claro que el CEN PRD no exige dimisiones en aspiraciones electorales. Pero sí pretende que se asuman responsablemente los resultados que democráticamente se den. Y sobre todo se manifiesta que debemos aceptar científicamente los hechos y la prevalencia del partido; contradecir esta conclusión implica alejarse del interés colectivo y específico del partido y su militancia.

El PRD no puede estar sujeto a caprichos personales o sectarios. El PRD ha sido, es y debe seguir siendo instrumento del pueblo en su organización y así lograr la satisfacción de las necesidades de los panameños.

Ahora y/o en futuro próximo, la tarea exige trascender al trabajo de cantidad y/o proselitismo de masa. Desarrollar calidad: ideopolitización de la membresía recién inscrita acompañada de organización social consciente. Para no ser presa de electorerismo, y retomar el papel de vehículo político que viabilice aspiraciones de nuestro honorable representado: el pueblo istmeño.

Todos nos debemos prudencia, sobre todo quien tiene el sartén por el mango del Partido. Pero eso, no exime de responsabilidad a los demás. Hay que hacer las críticas sin dejar de proyectar al Partido positivamente, en las acciones que se ejecutan en esa vía.

El debate y la propuesta deben elevarse y ser corresponsable en el respeto. Hay cabezas calientes en todos los equipos. Gente que quiere pelearse antes de entenderse. Gente que prefiere someter al partido a una lucha sin claridad en su norte; antes de fortalecerlo. Y sabemos que la administración partidaria tiene vigencia limitada.

En todo caso, las luces a mediano y largo plazo deben utilizarse estratégicamente sin gastar la batería. Inclusive en lo ideológico y político la oligarquía del CD y Panameñismo no distan mucho, son de la misma familia.

Recordemos que los pusieron de acuerdo en la Embajada estadunidense. Donde Varela fue sometido. Esta es la realidad labrada por aquellos que detentaron el poder. Es nuestra escultura política dominante.

Transformar el modelo neocolonial y neoliberal por el socialdemócrata y torrijista, tal cual establece nuestro Estatuto (art. 1, párrafo 2) requiere de la mayor amplitud probable y de mucha astucia.

Y va más allá de cualquier precandidatura en el Partido. Olvidemos personalismos. Sometamos el triunfo electoral del 2014 a nuestro legado y proyecto: Una sociedad solidaria, justa, equitativa, con democracia participativa.

DELEGADO DEL PRD.