02 de Oct de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

‘Palestinos’...

Con mucho dolor he visto cómo ha sufrido el pueblo palestino en una Guerra injusta y desigual. Quiero expresar mi más sentida Solidarida...

Con mucho dolor he visto cómo ha sufrido el pueblo palestino en una Guerra injusta y desigual. Quiero expresar mi más sentida Solidaridad con el pueblo palestino.

Leí el libro de Lola Bañón, Palestinos, que se refiere a la causa palestina, las vicisitudes de este sufrido pueblo, sus mártires, el dolor y la desesperanza en que han vivido injustamente.

La muerte siempre presente, la indiferencia de un mundo indolente, que se presta para tapar la tragedia causada por la ocupación israelí, las múltiples humillaciones, el desprecio racial y los crímenes cometidos por el ejército de ocupación, el terrorismo contra la población civil, la angustiosa vida cotidiana bajo la opresión en que viven los refugiados, exiliados en su propia tierra, por más de sesenta años.

Víctimas de instalaciones de controles y checkpoints, clausuras de las ciudades, medidas de castigo cotidiano, que endurecen las condiciones de vida para los palestinos e impiden que puedan desplazarse libremente.

La vida de los hombres bomba y de sus familias, su deseo de martirio. Describe la existencia de los shahid o mártires, para quienes el tener un arma es símbolo de poder que determina la entrada a la adultez. La desolación de sus hogares destrozados por el luto y la impotencia, la disposición al sacrifico total. Este fenómeno no solo se da en el Islam, también aparece en el cristianismo como en el judaísmo.

La dureza psicológica para la preparación para el ataque antes de concretar su misión de muerte dura semanas.

La presencia constante de tanques colonos bombardeando al pueblo palestino es un sentimiento oscuro que acompaña una sensación inquietante, desazonadora.

El caso de Abu Ishaaq, es abuelo de veintidós huérfanos palestinos. El dolor de perder a los familiares, los heridos y desmembrados, personas que quedan discapacitados de por vida por el ejército israelí, los colegios, hospitales bombardeados, hogares y edificios destruidos nos llenan de espanto. La situación en Gaza es siniestra, los niños de Gaza han perdido su infancia. Las precarias condiciones de vida en que viven los palestinos, la extrema miseria en contraste con la vida privilegiada en que viven los israelitas es injusta, desconcertante. El racismo y el maltrato del que son víctimas, el intenso dolor en que viven, miedo y el desprecio con que son tratados, los asesinatos colectivos, aumentan los sentimientos de rabia e impotencia ante la dinámica colonizadora del sionismo y la escalada de expulsiones palestinas.

La autora describe las prisiones y la vida en clandestinidad. Los médicos corren peligro físico, es dramático el camino de los enfermos, en los centros de salud faltan medicamentos, la cultura del martirio exige a las mujeres que no muestren luto cuando mueren sus hijos, no pueden desahogarse libremente. Las palestinas han retrasado durante muchos años sus reivindicaciones poniendo por delante la lucha por una Estado palestino.

El agua es controlada por Israel, condenando a los palestinos a padecer penurias y desastres ecológicos.

Ante la desigualdad tan grande, los pobres palestinos se han defendido con piedras de los tanques israelitas por generaciones.

Escalofriante experiencia la de vivir con miedo y acostumbrado a que lo humillen y abusen los colonos.

Soportar esta vida es terrible, ver que hay personas que aceptan esto es todavía peor, es indignante. El pueblo palestino debe tener el apoyo del mundo.

Es terrible el odio que sienten los colonos en contra de los pobres palestinos. Ellos están solos, más de la mitad de sus niños presentan síntomas de desnutrición, las escuelas, universidades y hospitales funcionan irregularmente. La movilidad física, libertad básica para cualquier ser humano se ha convertido en un privilegio en todas las ciudades tomadas por los controles militares israelitas en contra de los palestinos. Ya es hora de pensar en que el pueblo palestino merece ser tratado con dignidad y justicia. Apoyemos al pueblo palestino.

Lola Bañón periodista, escritora valenciana de reconocido prestigio, conocedora de la situación actual de Palestina, por sus investigaciones.

Palestinos, Bañón, Lola, editorial Planeta.

PSICÓLOGA, ESCRITORA Y DOCENTE UNIVERSITARIA.