05 de Oct de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Metrocultura y discapacidad

P anamá enfrenta un auge económico y se prevé que la economía panameña crecerá un 10,5% en 2012, y que continuará así su fuerte expansió...

P anamá enfrenta un auge económico y se prevé que la economía panameña crecerá un 10,5% en 2012, y que continuará así su fuerte expansión hacia el 2013. Ante este escenario, Panamá se encuentra en una situación más próspera que la que desafían en otras latitudes, creándose nuevas inversiones, anunció la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe, (CEPAL). Ahora bien, como panameña, nos entusiasma este desarrollo regional que se deja ver en obras claves como la construcción de la Línea uno del Metro.

El Metro es un medio de transporte moderno que se nos ha informado que contará con tecnología de punta, que prestará seguridad, rapidez de desplazamiento, sin embargo, nos llama poderosamente la atención no haber escuchado las bondades que le promete a las personas con discapacidad y de tercera edad pues nos llena de espanto vivir diariamente la odisea de la persona con movilidad reducida, que están obligados a sortearse día a día los llamados torniquetes en los MetroBus y sobre todo me duele hasta los tuétanos de mis huesos subir a un Metro Bus y esperar que su conductor, ruegue al pasajero que me ceda el puesto azul, destinado para las personas con discapacidad y aún más si reposta que el está pagando su pasaje, viene de lejos en fin falta poco para levantarlo con grúa. Esto, a las claras, evidencia la ausencia e ignorancia que aún persiste en mi querido Panamá.

En uno de mis artículos ‘Mi México Lindo’, publicado por este medio, manifesté, la grata experiencia en la ciudad azteca, con cientoveinticinco millones de habitantes, cuando abordé el metro, un transporte, digno de imitar por la Secretaría del Metro tales como: ascensores exclusivos para las personas con discapacidad, señalizaciones en el Sistema Braille, el anuncio sonoro de las paradas o estaciones así como guías en el suelo para deslizar el bastón, rampas para las sillas de ruedas, vagones especiales para las personas con discapacidad, tercera edad y mujeres embarazadas, exonerados del pago de pasaje, sobre todo atendidos como seres humanos de primera clase.

En honor a la verdad, es encomiable su ordenación de transporte y la oportunidad que se le brinda a la persona con discapacidad visual de operar su propio medio de ventas dentro del metro, mediante espacios físicos fijos, garantizándole un bienestar económico. Por lo que es penoso aceptar cómo mis gobernantes se olvidan de la persona con discapacidad y qué decir de la propia comunidad que ignora que la discapacidad no es una condición escogida y que hoy soy yo y mañana serás tu.

Desde esta tribuna reconocemos la labor del Secretario Ejecutivo del Metro de Panamá, ingeniero Roberto Roy y a los expertos consultores del Metro de Medellín, a su vez hacemos un llamado de acercamiento para compartir con agrupaciones y Asociaciones con discapacidad, a fin de conocer, la sustancia de la metrocultura, no solo los procesos de construcción pues nos resultaría baladí, pero sí que esta empresa antioqueña nos presente la accesibilidad de programas para las Personas con discapacidad, de su puesta en operación, quienes afirman será un servicio de transporte moderno, de primera clase e inigualable para todos los ciudadanos indistintamente de su nacionalidad, condición social y física que supongo será semejante al modelo para las personas con discapacidad de esta vecina ciudad bogotana. Así mismo, organizar vínculos permanentes que permita promover y desarrollar programas conjuntos en las áreas de emprendimiento, tal como se ha desarrollado en el hermano país de México, ya que la persona con discapacidad también representa el principal sustento en su hogar.

Feliz año 2013.

COMUNICADORA SOCIAL