Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La encrucijada venezolana

E stamos viendo en estos momentos el ocaso de un dictador, la situación de salud que enfrenta Hugo Chávez es muy difícil que logre super...

E stamos viendo en estos momentos el ocaso de un dictador, la situación de salud que enfrenta Hugo Chávez es muy difícil que logre superarla y que asuma durante un nuevo mandato en Venezuela, lo cual crea un extremo peligroso que algunos analistas no han visto, debido a la polaridad político-social que vive actualmente este país. Igualmente, en mi opinión personal, si Chávez muere se estará llevando en su féretro, no solo sus restos mortales, sino todo el andamiaje de su Revolución Socialista, ya que este proyecto es personalísimo y nadie, absolutamente nadie, se puede calzar las botas con las que este hacía caminar su concepción bolivariana; en proporciones guardadas sería como la España a la muerte del General Francisco Franco.

No veo a Nicolás Maduro con la fuerza suficiente, ni dentro del partido ni en el país, para ser sucesor de Chávez, incluso percibo que no tiene el beneplácito de las fuerzas armadas para este fin, por lo que considero sumamente difícil que, al momento del desenlace fatal, le permitan, a partir del 10 de enero de 2013, asumir como presidente de Venezuela y mucho menos lo veo como un candidato de peso frente a una elección en donde otros candidatos chavistas, con mayor fuerza, decidan correr en el torneo electoral.

Incluso teniendo la posibilidad de ser el candidato oficialista, al ser ungido por Chávez, no le veo posibilidad frente a la oposición que aprovechara este impase que se produce con la desaparición del líder.

Lo que sí es cierto es que la muerte de Chávez más que aliviar los problemas en Venezuela puede colocar a la misma a las puertas de una vorágine política y social, debido a la polarización extrema existente en el país, en donde por un lado la gente del arrabal, de los barrios pobres, están apoyando el proyecto socialista-chavista, debido a la fuerte inversión social realizada, y por el otro la escasa burguesía venezolana, que no ha migrado, tratará de encumbrarse en el poder perdido con la llegada del chavismo.

Hay un secreto a voces y es el hecho de que los chavistas han sido armados, de que poseen pertrechos dados por el gobierno para defender la revolución. Imaginemos lo que viene en caso de que frente a un llamado a elecciones, ante la desaparición de Chávez, se atisbe la posibilidad de que el oficialismo no gane las mismas, simplemente una represión o bien una confrontación civil entre los adeptos y contrarios al chavismo.

La clase política venezolana debe estar preparada frente al escenario nacional que se avecina y actuar con mentalidad de estadista más que como político, ya que quien asuma el poder tendrá la tarea, si quiere gobernar en paz, de conciliar a los venezolanos sin distingo alguno.

Esperemos que al final se produzca la unión y reconciliación en este país.

ABOGADO