Temas Especiales

31 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Hugo Chávez

Esta columna aparecerá en dos partes, así podré relatarles la trayectoria del último caudillo venezolano; pienso que el tema está a la a...

Esta columna aparecerá en dos partes, así podré relatarles la trayectoria del último caudillo venezolano; pienso que el tema está a la altura del momento histórico, en que Chávez lucha contra la muerte. No pretendo ni magnificar ni disminuir cualquier evento de su vida, me ataño a lo que se ha escrito y dicho sobre él y la accidentada historia de Venezuela. No es una diatriba contra Chávez ni un panfleto a su favor.

Hugo Rafael Chávez Frías nació de una familia humilde en una casa de palma con suelo de tierra el 28 de julio de 1954, en Sabaneta de Barinas, República Bolivariana de Venezuela. El segundo de seis hermanos, todos varones. Criado por su abuela paterna, Rosa Inés Chávez, madre del maestro, su padre y su referencia afectiva permanente. Su adolescencia transcurre en la Venezuela rural de aquellos tiempos; estudia en el Liceo O’ Leary su educación secundaria. Ingresa a la Academia Militar el 8 de agosto de 1971 como un muchacho de provincia que se vincula con militares inconformes y figuras civiles de la izquierda venezolana; atraído por regímenes militares progresistas de América Latina (Omar Torrijos, Velasco Alvarado). Figura central del chavismo, fenómeno político ‘sui generis’ que ha suscitado encontradas reacciones.

Con antelación a Chávez, el hilo conductor de la historia de Venezuela tenía trazas parecidas. Primero, Juan Vicente Gómez, quien instauró un régimen largo y abominable y empieza a disponer de la gigantesca renta del petróleo (1908 – 1935). Luego, Marcos Pérez Jiménez, cuya dictadura cae en el año de 1958; célebre por su extravagante política de gastos suntuarios en obras públicas; juntos constituyeron parte del destino trágico de la hermosa tierra de Bolívar. A partir del derrocamiento de este dictador se inicia un largo periodo democrático en Venezuela. Durante cuarenta años los partidos Acción Democrática y el Partido Comité de Organización Política Electoral Independiente alternaron en el poder. Con alianza y uniones como el llamado Pacto de Punto Fijo. Los Adecos gobiernan durante cinco periodos, los copeyanos detentaron el poder en tres ocasiones; destacándose figuras como Rómulo Gallegos, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Carlos Andrés Pérez con las arcas inundadas de petrodólares y su escandalosa orgía de derroche. Ya en 1998 este modelo político pervertido y corrupto por el influjo fatal de la opulencia petrolera enfrenta una crisis profunda dentro de la sociedad venezolana, que ansía un cambio radical.

Hugo Chávez vivió ese país, fue testigo de su decadencia; que encarnaba la imagen de corrupción y con buen olfato vio el momento oportuno y conformó una alianza denominada POLO PATRIÓTICO, integrada por las agrupaciones de izquierda, como el Movimiento Quinta República (MVR), Movimiento al Socialismo (MAS), Patria para Todos (PPT) y Partido Comunista de Venezuela (PCV), cuya estrategia se centró en una feroz crítica al pasado y la ruptura con los partidos tradicionales y sus prácticas perversas.

Fue el viejo dirigente izquierdista Luis Miquilena y José Vicente Rangel, los artífices de Chávez, al descubrir enormes potencialidades políticas como un ‘outsider’ respecto al sistema político.

Fue influenciado de joven por lectura de textos de corte izquierdista. Primero por el historiador Ruiz Guevara; luego por su hermano Adán, que influyó en su formación política; al igual que Herma Marksman su amante e intermediaria en sus actividades conspirativas.

El Sub teniente Hugo Chávez ya estaba dispuesto a conspirar por el año 1977 e inicia la búsqueda de adeptos en los cuarteles; mientras, simula una doble vida (obediente con sus superiores y reuniones clandestinas con la izquierda). De naturaleza insomne y adicto al café; pasa madrugadas enteras pensando en cómo agitar la llama de un movimiento popular.

El movimiento militar que se sublevará diez años después, tuvo como inspirador a Douglas Bravo, con quien Chávez se reunió en la clandestinidad en innumerables ocasiones.

No es sino hasta el ritual de 1983 en el Samán de Güere, árbol celebre donde Bolívar solía descansar bajo su sombra que en forma simbólica prestaron juramento los cuatro militares llaneros de la logia militar a la que bautizaron Ejército Bolivariano Revolucionario.

Un año después, Chávez se mueve por los estados de Falcón Zulia y Táchira a organizar oficiales e incorporarlos a su movimiento.

En 1987 es transferido a Caracas con el grado de Mayor justo en el Palacio de Miraflores. Esta ahí cuando Carlos Andrés Pérez gana su segundo mandato en las elecciones de diciembre de 1988.

Chávez surge el 4 de febrero de 1992 cuando encabeza un golpe militar contra Carlos Andrés Pérez. Fracasaba la intentona y sale de la cárcel en 1994.

En 1998 se inicia una campaña ascendente para Chávez. Inscribe ante el Consejo Nacional Electoral su candidatura presidencial el 24 de julio y logra capitalizar ansias colectivas de cambio y triunfa en las elecciones arrolladoramente frente a su contrincante Enrique Salas Romer. El 6 de diciembre de 1998 celebra frente al Teatro Teresa Carreño y se dirige ante un pueblo eufórico .

MÉDICO