Temas Especiales

29 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

No hay caminos

Caminante no hay camino, hay que hacer camino al andar. Diariamente aparecen excelentes artículos de análisis, de opinión, de críticas, ...

Caminante no hay camino, hay que hacer camino al andar. Diariamente aparecen excelentes artículos de análisis, de opinión, de críticas, de propuestas, manifestando la incertidumbre, las dudas, las incógnitas que hay sobre el futuro de nuestro país. Lo cierto es que los hechos, los argumentos y las proyecciones nos dejan un vacío tenebroso sobre el camino que debemos tomar. No es nada nuevo. Nuestra historia está sembrada de episodios con interpretación contradictoria ante sus realidades concretas, sus repercusiones y consecuencias posteriores. Al nacer lo hicimos con un tratado del Canal que si bien nos permitió existir, ha sido seriamente cuestionado, incluyendo a los próceres y a su firmante. Las cláusulas que no hacían protectorado fueron eliminadas en 1936 por Acción Comunal hoy Panameñismo.

Remón hizo modificaciones y fue asesinado en circunstancias aun no muy claras Múltiples grupos y acciones se dieron para luchar por la Soberanía. El 9 de enero del 64 fue decisivo. El pueblo se sacrificó, pero es bueno recordar que gran parte de las empresas privadas, algunos políticos y los militares de esa época incluyendo a Omar Torrijos no solo no apoyaron la gesta , sino que persiguieron y encarcelaron a los héroes. Consecuencia directa fue la decisión de firmar un nuevo tratado. Ante la no aceptación por la ciudadanía de los planteamiento de USA, y al decidir electoralmente elegir como presidente al Dr. Arnulfo Arias un nacionalista probado; USA promovió el golpe de estado militar que impuso la dictadura de Torrijos, que era espía del Pentágono, según sus documentos desclasificados. Esto fue publicado previamente por Leopoldo Aragón, quien fue torturado, exilado y que posteriormente se inmoló para denunciar la traición de los tratados aprobados.

La trágica historia de desaparecidos, exilados, violación de los Derechos Humanos, tráfico de armas y drogas es ampliamente conocido. Los nacionalistas e izquierdistas fueron perseguidos. Para que Cuba aceptara esos tratados el canciller de ese momento logró que USA permitiera romper el embargo a la Isla y de paso permitir el regreso de los comunistas exilados en Chile, pero solo para intentar disfrazar a la dictadura de ‘revolucionarios’ Hugo Víctor, Diana Morán y otros no aceptaron.

Desde luego los otros exilados del VAN y los Panameñistas permanecieron en el exilio 10 años. Desde entonces inventaron el PRD que sigue con sus contradicciones neoliberales privatizadoras con enriquecimientos ilícitos y el lastre de haber asesinado a Floyd Britton, Barrantes y cientos más sin reconocer sus culpas, ni indemnizarlos.

El tratado de Torrijos nos volvió a convertir en protectorado a perpetuidad está vigente; y ya fue excusa para que nos intervinieran por los tráficos de armas (lo que se llevaron de aquí fueron armas, no drogas). Junto a estos desastres hay que reconocer sus intentos populistas y la jurisdicción sobre la Zona del Canal que ha permitido otras realidades.

Con el actual gobierno empresarial, hoy nuestra posición geográfica se ha cedido a las inversiones extranjeras ,ha motivando un crecimiento económico evidente que se concreta en inversiones en obras materiales.

Sin embargo, también se proyectan interferencias institucionales que traen patéticos recuerdos de la dictadura como las situaciones con los bomberos, Ngobe, Changuinola y Colón.

Definitivamente todos aspiramos al progreso material y social integral del país. Que las riquezas de las grandes empresas se distribuyan también al pueblo. Pero la política salvaje hija del capitalismo salvaje no tiene la visual humanística de su propia sobrevivencia y menos de la justicia social, creando sus propias crisis y quiebras como en Europa y USA.

También los analistas concluyen que nuestro problemas son eminentemente culturales, psico sociales y educativos.

Que el polarizar el progreso solo en los préstamos e inversiones de beneficio extranjero no nos conducirá a un desarrollo estable nacionalista y popular. Diferentes corrientes de pensamiento y acción llaman a la participación democrática. Independientes, grupos ciudadanos, indígenas, sindicatos, gremios profesionales, estudiantes, se organizan y llaman a una nueva forma de gobernabilidad. Donde no sea solo el dinero y las ganancias comerciales el motor que empuje al país. Que no sea la compra de conciencias, el clientelismo, el jamón, el puesto lo que mueva las voluntades.

Que todo no sea finanzas, impuestos, intereses, comisiones. Que la codicia, la violencia, el juega vivo, el fraude, la impunidad, la injusticia sean erradicadas. Que las concertaciones, los diálogos, sean metodológicamente eficientes, que la eficiencia y capacidad burocrática, empresarial y colectiva sean eficaces. Que la credibilidad, la ética y honestidad se concrete en hechos cumplidos. Que la justicia social y legal sean reales. Que los que han salido millonarios en diferentes épocas se les juzgue por enriquecimiento ilícito. Que se purifique a los partidos del mercantilismo y la corrupción. Que se indemnice a todas las víctimas de la violación de los Derechos Humanos por sus vidas y sus ruinosos daños y perjuicios. Que el capitalismo se retroalimente de sus crisis y con mentalidad planetaria se oriente hacia el desarrollo social, a la investigación, a la producción para el crecimiento de todos, no solo de sus bancos. Que la seguridad alimenticia vuelva al campo con el tecnología agrícola. Que la salud preventiva sea agua, nutrición y alcantarillas. Que los pedagogos y sociólogos creen un sistema educativo que sea la esperanza del país. Que no permitamos que se repitan las muertes y violencias de la militarizaciones pasadas y recientes. Que si bien hoy revolvimos la mirada sin un camino. La unidad del pueblo, la vuelta a las ideologías promueva posiciones firmes y verticales por la nacionalidad y el desarrollo social, y que todos hagamos el camino para un Panamá mejor. En memoria de María de la Luz Mallea, Decreto Minsa de 1992 sobre advertencias en publicidad de productos tóxicos. ‘Cuando maneje no tome’.

MÉDICO