Temas Especiales

22 de May de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

El pregón de una muerte anunciada

Según Lucy Molinar, la ministra de Educación, el cierre de la Universidad de la Paz fue dentro de las leyes, fue un cierre precoz que no...

Según Lucy Molinar, la ministra de Educación, el cierre de la Universidad de la Paz fue dentro de las leyes, fue un cierre precoz que no dio oportunidad a una defensa real dentro del tiempo estipulado. Todo fue orquestado con la benevolencia encubierta de la arquitecta María del Carmen Terrientes de Benavides, actual vicerrectora de Extensión Universitaria de la Universidad de Panamá, quien actuó unilateralmente en la fiscalización de la Paz en Chiriquí y Bocas del Toro y la viceministra de Educación, Mirna Vallejos de Crespo, quien firmó el primer cierre.

Fue a la única universidad a la que más publicidad se le dio a través de los medios anunciados su cierre por falta de acreditación. La verdad es que para nosotros ha sido una pesadilla desde que Lucy Molinar llegó al Ministerio de Educación. Tal ha sido el odio que ella sola con la secretaria general del Ministerio de Educación, Licenciada Aitza de Quintero, tuvo la brillante idea de publicar en la Gaceta Oficial el 20 de octubre del 2011 el Resuelto de cierre de la Paz, sin la firma del presidente de la República, como eso no le dio resultado a su pretensión, buscó la forma de convencer al Doctor Martinelli hasta lograr la firma del Decreto 280 del 20 de abril del 2012. Cierre definitivo.

Toda esa estrategia malvada fue afectando notablemente el buen desarrollo de la Universidad de la Paz, porque los alumnos se fueron alejando de las clases paulatinamente; sin embargo, la Paz continuó haciéndole frente a los problemas económicos.

Nuestros estudiantes son los más humildes de Panamá y los costos de nuestras carreras son los más bajos de todas las universidades particulares, ojalá ellos pueden sacrificarse para culminar sus estudios en otro lado.

Yo reitero: la decisión expedita de la señora ministra de Educación atenta contra los derechos humanos. En una entrevista que tuve con ella, junto al vicerrector administrativo de la Paz el 10 de abril del 2010, le dije: ‘Señora, no haga eso, que va a afectar enormemente a la sociedad’. Lo único que hizo fue encogerse de hombros.

En un país no se cierran universidades, hay que cerrar cantinas, casinos, centros de corrupción, basureros, pero jamás una Universidad. Queda para la historia, la ministra que cerró universidades en Panamá.

*EDUCADORA-PERIODISTA.