Temas Especiales

15 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

EMAS exige su derecho a réplica

Hoy me corresponde decir que a EMAS (Empresa Metropolitana de Aseo, S.A.), encargada de la operación de recolección, barrido y disposici...

Hoy me corresponde decir que a EMAS (Empresa Metropolitana de Aseo, S.A.), encargada de la operación de recolección, barrido y disposición final de desechos en el Municipio de La Chorrera, le asiste la razón y eso hace legítimo su reclamo.

Aquí dejo la carta de EMAS:

‘EMAS hace llegar a ustedes nuestra inconformidad por la publicación aparecida en su prestigioso diario La Estrella de Panamá, por la nota titulada: ‘Una bomba de desechos’, que lleva la firma de la periodista Erika Garrido, la cual consideramos que no se apega a la realidad y resulta malintencionada y fuera del contexto real.

Es por ello que solicitamos el derecho a réplica que nos corresponde para aclarar a la luz pública, a través de este medio, con la misma prominencia que se le otorgó a la nota publicada con fecha de lunes 4 de marzo del 2013.

Dado lo anterior hacemos las siguientes aclaraciones.

1. Las fotos que allí aparecen corresponden a fotos de archivo muy distantes de la situación actual del vertedero Playa Chiquita, tal como se puede apreciar en las tomas fotográficas realizadas en el día de ayer y adjuntadas a este documento.

2. El estado actual del vertedero no es ninguna bomba de desechos, ya que se viene realizando los procesos acordes a las normas básicas de llenado y cobertura, estando solo descubierto la celda de llenado actual.

3. Que dicho vertedero está activo desde hace más de 10 años, desde cuando se viene trabajando con los respectivos controles desde la llegada de la empresa EMAS, hace 5 años, a la operación de La Chorrera, por lo anterior no es responsabilidad de EMAS la construcción de barriadas cercanas a dicho vertedero, que vinieron posteriormente.

4. Que la empresa EMAS posee desde el año 2009 un terreno debidamente aprobado por la Autoridad Nacional del Ambiente para la construcción del nuevo relleno sanitario, el cual se encuentra en diseño y desarrollo, por lo anterior no es responsabilidad de la empresa que se haya autorizado la construcción de barriadas que no cumplen con las normas establecidas posterior a esta licencia.

5. Que en dicho vertedero se presentó un conato de incendio durante los días de carnaval que rápidamente fue controlado y que resulta normal por el tipo de basuras y la época de verano en que nos encontramos.

6. Que en las últimas semanas no he sido contactado por este medio para investigar o tener respuesta directa a las inquietudes generadas por el reportaje divulgado’.

La nota vino firmada por el gerente de la empresa, Sergio Díaz Roa.

En las primeras líneas de esta columna digo que efectivamente a la empresa EMAS le asiste el derecho a réplica y voy a explicar por qué.

En primer lugar tengo que reconocer que el título de la nota no se ajusta a la narración de la misma. En la nota se expresan puntos de vista y posiciones de algunas fuentes públicas y privadas.

En segundo lugar, debo reconocer que la foto que se destacó en la nota no es la realidad actual del mencionado vertedero. Esa foto era de archivo y en nada ilustra la situación que se vive en el área hoy día. En la semana acudí a observar la situación en el lugar de los hechos, para tener mi propio criterio, y dar una información precisa, sin que fuera proporcionada por ninguna de las partes: La Estrella y EMAS.

Por ello puedo decir que la imagen no corresponde a la realidad de hoy y debe ser una obligación que la información sea exacto, no caben ilustraciones, esto en nada le aporta a los lectores, afecta al diario y a la empresa privada.

Entrevistado el gerente de EMAS, Sergio Díaz Roa, dijo que la periodista le hizo una entrevista a inicios de enero y que la nota se publicó en marzo. Es un principio básico del periodista, en estas circunstancias, repetir la llamada y actualizar datos, en dos meses pueden ocurrir y cambiar las cosas. Además, es deber periodístico insistir para conseguir material gráfico, aun cuando las fuentes lo nieguen, ese es nuestro trabajo, por el bien del lector a quien le servimos.

En conclusión, puedo decir, como defensora, que un título equivocado y que el uso de material gráfico de archivo para ilustrar una denuncia actual, hizo que un trabajo periodístico se corrompiera y generara reclamos.

La composición de una nota o reportaje es gráfica, diseño y contenido editorial y así como se cuida el contenido, hay que cuidar los otros elementos; si no es así, los resultados pueden ser negativos.

DEFENSORA DEL LECTOR