Temas Especiales

24 de May de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Blandón, extraordinario gurú

El término tiene sus raíces en el hinduismo y se le aplica a seres excepcionales con una capacidad superior a la media. Son hombres y mu...

El término tiene sus raíces en el hinduismo y se le aplica a seres excepcionales con una capacidad superior a la media. Son hombres y mujeres que por su dedicación, estudio, experiencia y privilegios innatos logran ver más allá. Los encontramos en todas las disciplinas, pero destacan más los que se dedican a los pronósticos políticos, espirituales y económicos. Muchas personas tienen las características de un gurú, pero su condición de gente de tierra adentro o su propia forma de conducirse hacen que se mantengan en el anonimato.

Frente al devenir de las próximas elecciones presidenciales han salido nombres de personajes que supuestamente tienen la celebridad de ser gurú. Todos los mencionados son foráneos y sus cartas de presentación resumen que fueron los propiciadores de elecciones y reelecciones de mandatarios en diversas partes del mundo. Me resulta incomprensible la cantidad de dinero que perciben esos extraterrestres y no sé si en algunos casos su abultado pago proviene de las arcas oficiales de esos países.

Lo que me indigna y me causa hasta asco, es observar cómo los poderosos sacan su billetera y sin reparo pagan, quince, veinte, treinta y hasta cincuenta mil dólares mensuales, para esos consejeros internacionales. ¿Por qué ese estado anímico de mi parte? Respuesta sencilla, si en Panamá no existieran personas con esa capacidad de gurú, perfecto; traigan de otras latitudes, pero si en el patio existen esos expertos entonces porqué negarle ese privilegio y esos emolumentos.

Sigue, entonces, cobrando fuerza aquello de que nadie es profeta en su propia tierra. En el inicio de clases, en la Universidad de Panamá, he analizado el tema y cuando pregunté sobre ciudadanos con la característica de gurú, salió a relucir el nombre del ingeniero José Isabel Blandón. El tema fue tratado al momento de analizar caras bonitas en la televisión, pero con poca sustancia. Blandón tiene cerebro, tiene voz, tiene carácter y posee una radiografía completa de los problemas nacionales. Súmele su olfato político y su vasta experiencia en ese mundo complejo e ingrato.

Frente a lo anterior, pregunto, ¿por qué los todopoderosos no se llevan a Blandón como gurú? ¿Creen ustedes que esos importados que llegan a Panamá pueden aconsejar mejor que Blandón, que Guillermo Cochez o Edwin Cabrera? Blandón se la pasa, varias veces a la semana, aconsejando, analizando, proponiendo y pronosticando con fino olfato. Tal vez esos importados gurús se aprovechen de lo que dice por los medios y luego lo utilizan para aconsejar a sus patrones, ganándose el salario con esfuerzo ajeno.

Gurú es un guía espiritual, es un consejero político, un maestro en asuntos complejos, es un líder, un mentor y Blandón cuenta con la mayoría de esas credenciales. Yo no niego capacidad, tampoco me privo de reconocer virtudes. En el transcurrir de mi vida, siempre he sostenido que aquel que reconoce virtudes tiene más derecho a criticar; hoy me toca resaltar las cualidades de ese cuasi colega, José Isabel Blandón.

No sé si Blandón ha recibido propuestas para ser el gurú de determinado partido político, pero si en mis manos estuviera contratarlo, para servirle al país, en busca de mejores días, para los asociados, hace tiempo lo habría hecho. Si estuviera en la cima del poder hace tiempo habría prescindido de los gurús internacionales y en su lugar nombraba a los Blandón, a los Cochez, a los Cabrera y a muchos panameños y panameñas que cuentan con esas credenciales de guías.

Además de reconocer a los del patio estaría poniendo mucho dinero en manos de conciudadanos con experiencia y capacidad. De esa manera honro ese nacionalismo; de esa forma le digo al país que Panamá, primero para los panameños, sin menospreciar a todos aquellos extranjeros que deseen contribuir al fortalecimiento de la economía, de la justicia, la democracia y la libertad.

José Isabel Blandón puede sentirse orgulloso por lo que nos aporta día a día; no solo hace las críticas necesarias, también reconoce lo que está bien. Puede sentirse orgulloso, porque el día en que Dios lo llame, dejará en su hijo las mismas cualidades de gurú, las cuales, estoy seguro, pondrá al servicio de la nación.

EXSECRETARIO DE PRENSA DE LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.