Temas Especiales

31 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Ministerio de Desarrollo para los Pueblos Indígenas

El Estado panameño históricamente desde su formación como República independiente, soberana y democrática ha carecido de una política co...

El Estado panameño históricamente desde su formación como República independiente, soberana y democrática ha carecido de una política coordinada, sistemática, estratégica coherente y de desarrollo hacia los pueblos indígenas; sin embargo, ha predominado un marcado, y se ha convertido en casi institucional, sistema de racismo, discriminación exclusión, esto ante la indiferencia de quienes nos gobiernan. Todo esto ha traído como consecuencia la pobreza y extrema pobreza y la desigualdad en todos los aspectos de los primeros habitantes de Panamá.

El Estado panameño y sus instituciones tienes una deuda ancestral ineludible con los pueblos indígenas, los cuales aún luchan por lograr un pleno reconocimiento y respeto de su identidad, cultura. Los recursos en sus territorios y de sus derechos humanos.

‘Según el censo del 2010’, somos el 13% de la población panameña y sumamos más de medio millón de habitantes.

Nuestro país no tiene un marco institucional para atender los temas relativos a los pueblos indígenas.

La Defensoría del Pueblo no ha jugado su rol y más bien se ha hecho indiferente a las constantes violaciones de los derechos humano, casi permanentes, que sufren los pueblos indígenas.

En nuestro país, los indígenas son invisibles o son objeto de estereotipos, burla o indiferencia, sus derechos son de papel y de letra muerta, porque no se llevan a la práctica jurídica y social.

Las comunidades indígenas, sobre todo al interior de sus territorios, sufren de importantes limitaciones en el acceso a los servicio de agua, carretera, electricidad, salud y educación, que las convierten en los grupos social económicamente más vulnerables del país.

Los últimos veinte años ha surgido en la mente de algunos políticos y candidatos la creación de una institución para atender los asuntos indígenas, al final ha faltado la voluntad política de los diferentes gobiernos habidos.

Últimamente, varios candidatos presidenciales de diferente partidos, para ganar simpatía y votos, vienen prometiendo la ‘Creación del Ministerio para los Asuntos Indígenas’.

Veamos esta cronología de supuesto intento para atender los asuntos de los pueblos indígenas: En 1952, se constituye el Departamento de Asuntos Indígenas, sujeto al Ministerio de Gobierno y justicia, por un lado y por el otro; se crea el Instituto Indígena y de Antropología Social, sujeto al Ministerio de Educación, que más tarde se unifica y se transforma en la Dirección Nacional de Política Indigenista, sujeto al Ministerio de Gobierno de Justicia.

Y en la administración de la presidenta Mireya Moscoso fue instalada la Comisión Técnica Ad Hoc, mediante Resolución Ministerial No 442 de 24 de septiembre de 1999, integrado por Instituciones Estatales, representante de los Congresos Indígenas, Asamblea Legislativa y las organizaciones no gubernamentales. Dicha Comisión presentó en esta ocasión un proyecto de Decreto de creación del Consejo Nacional de Desarrollo Indígena y al final éste no tuvo mayores resultados.

En 2004, el intento de crear la Autoridad Nacional de Asuntos Indígenas por los legisladores indígenas, como una entidad descentralizada del Estado, la cual contaría con personalidad jurídica, patrimonio propio y autónomo en su régimen interno, sujeto a la orientación de los Congresos Generales Indígenas, previa coordinación con el Órgano Ejecutivo por conducto del Ministerio de Gobierno y Justicia, este anteproyecto de ley no caminó en la Asamblea Legislativa. El 28 de junio del 2007, un diputado indígena presentó un anteproyecto de ley para la Creación del Ministerio para los Asuntos Indígenas, el cual no se llegó a prohijar y murió en su cuna. El plan de gobierno de Ricardo Martinelli contempló la Creación del Ministerio de Asuntos Indígenas y hasta la fecha no se ha concretizado.

El Ministerio para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas deberá converger con todas las instituciones que tengan dentro de su estructura alguna unidad o departamento de asuntos indígenas. La actual administración eliminó el Departamento de Promoción de la Salud en el Ministerio de Salud, la Unidad de Pueblos Indígenas en el Ministerio de la Familia. Es inconcebible que no exista algún departamento de Pueblos Indígenas en la Cancillería, puesto que la ONU y muchos otros Estados ya coordinan los instrumentos internacionales, acuerdos, convenio relativos a Pueblos Indígenas.

El Ministerio para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas es una necesidad impostergable que requiere al Estado panameño para converger con toda la visión política, económica, social y cultural de los diversos pueblos indígenas, culturas que habita en nuestro país, somos una nación multicultural y multilingüe que requiere diseñar una nueva política de Estado.

La deuda histórica con los indígenas panameños es tan abultada que no puede pagarse tan solo con la aprobación de una ley o creación de su ministerio, pero sería un buen inicio para desterrar lo que queda de los prejuicios todavía prevaleciente en nuestro país.

EX LEGISLADOR DE LA REPÚBLICA.