Temas Especiales

05 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El ‘algo’ anhelado

‘Jóvenes, motores del futuro y a la vez constructores del presente’.... Por esas ganas de gritar, de escapar, de dejar todo atrás e ir e...

‘Jóvenes, motores del futuro y a la vez constructores del presente’...

Por esas ganas de gritar, de escapar, de dejar todo atrás e ir en búsqueda de ese ‘algo’ desconocido, pero que se anhela con tanto fervor; por esa energía que nos mueve a superar con entusiasmo cada obstáculo hasta llegar a cumplir sueños, que algunos describen como una fantasía vana y sin rumbo, pero que tú sabes que son más que eso, son tus metas, esas por las que estas dispuesto a romper todas las barreras e inclusive luchar con las doctrinas implantadas por la sociedad; por esos sentimientos de coraje repentino, mismo que es catalogado por muchos como tris de rebeldía, pero que en realidad son impulsos hacia la búsqueda de justicia y armonía ante todo; por cada una de estas razones, que no son más que una mínima porción del alma de un joven cualquiera, es que esta semana se les brinda homenaje a los jóvenes, que con su espíritu creativo y emprendedor, y energía desbordante, nos lanzamos a la búsqueda del tan anhelado ‘algo’.

Ahora bien, ¿qué es ese ‘algo’ por el que luchan los jóvenes de hoy? Como joven me atrevo a decir que el ‘algo’ en común que todos anhelamos, no es otra cosa que el derecho a ser bien educados para hacer valer nuestro derecho a ser partícipes de la construcción de nuestra sociedad.

Curiosamente muchos prejuzgan a esta generación de ser ‘descarriada’ y hasta cierto punto ‘ineficiente e incapaz’ de asumir las riendas del país en un futuro; sin embargo, tras numerosos estudios, se logró comprobar que la juventud de hoy posee un mayor índice de estudios y éxito profesional; y, en consecuencia, una mejor calidad de vida a largo plazo que las generaciones anteriores.

Ahora bien, si observamos los movimientos migratorios de menores de 29 años en Panamá, con base en los censos, encontramos que en el 2010 el número de migrantes disminuyó, y su ‘algo’ anhelado también varió, pues en el 2000 los jóvenes migraban en busca de un empleo; mientras que en el 2010 el ‘algo’ que buscaban era mejores oportunidades de educación y un espacio en la sociedad que les permitiera ser escuchados.

Lastimosamente, aún hoy en día, tras los sueños joviales que muchas veces obligan a los jóvenes a migrar, se dan situaciones que los convierten en víctimas de toda clase de abusos como: discriminación, xenofobia y violaciones de los derechos humanos. Las jóvenes, en particular, se exponen al riesgo de la explotación y el abuso sexual.

Los jóvenes migrantes realizan una contribución social, económica y cultural enriquecedora. Esta en cada ciudadano el deber de brindarles las oportunidades tanto de educación como de participación en la construcción de nuestra sociedad, pues solo así lograremos el avance, progreso y éxito de ella.

*ESTUDIANTE DE 11 GRADO.