Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¡Mariano Rivera, un panameño ejemplar!

¿Ustedes alguna vez se han preguntado por qué vinieron a este mundo? ¿O cuál es su propósito en esta vida? Bueno, parece que nuestro com...

¿Ustedes alguna vez se han preguntado por qué vinieron a este mundo? ¿O cuál es su propósito en esta vida? Bueno, parece que nuestro compatriota Mariano Rivera vino al mundo para ser el mejor cerrador de todos los tiempos.

Soy apasionado del béisbol desde que tengo uso de razón. Fue el primer deporte que tuve la oportunidad de practicar a eso de los cuatro años de edad y desde ese momento, mi padre me inculcó un fervor por los Yankees de Nueva York, a partir de ahí hasta ahora no he dejado de ser un vehemente seguidor de este equipo de las grandes ligas, pero dentro de ese gran apasionamiento por el béisbol, surgió en mí una gran admiración por Mariano Rivera, un atleta ejemplar para todos y especialmente para nosotros los panameños.

Mariano nace el 29 de noviembre de 1969, en Puerto Caimito, en el Distrito de La Chorrera, un pueblo muy humilde en el oeste de la capital panameña, cuya economía se basa en la pesca y cuenta que en su niñez jugaba con palos de escoba o pedazos de madera que encontraba a la orilla del mar; las pelotas, las hacían con una piedra que las enrollaba con las medias largas de mujer y las manillas, con pedazos de cartón, pero a pesar de estas adversidades y de la pobreza que lo rodeaba, no dejaba de jugar béisbol. Lo que más me sorprende es cómo un chico de orígenes tan humilde pudo llegar a ser el mejor cerrador de juegos de todos los tiempos de las grandes ligas de béisbol de Norteamérica.

Mariano fue firmado por los Yankees en 1990, luego de varios intentos de convencer al ‘scout’ panameño Carlos Chico Herrón (Q.E.P.D.). Su paso por las ligas menores de los Yankees de Nueva York fue muy difícil, tan difícil que en varios momentos pensó en devolverse a Panamá y terminar con su carrera profesional como pelotero, ya que estuvo muy cerca de decirle adiós al béisbol cuando sufrió una lesión en el brazo derecho.

La lesión fue en los ligamentos del brazo de lanzar y, por tal razón, se le procedió a hacer la famosa operación Tommy John, que consiste en remplazar el ligamento dañado por otro ligamento del cuerpo.

Cuando a Mariano le abrieron el codo para empezar el procedimiento quirúrgico notaron que el ligamento estaba intacto, pero el área del brazo estaba sucia e infectada. El médico procedió a limpiarla y a suturarle la herida, dando como resultado una mejoría en el brazo afectado de nuestro insigne pelotero.

En 1995, Mariano Rivera debuta con los Yankees de Nueva York y logró hacerse del puesto de cerrador en el año 1997, sucediendo a John Wetteland, desde ese momento empezó a hacer historia en la mejor liga de béisbol del mundo, ganándose el cariño de todos los aficionados de este emocionante deporte.

Al referirse a su famoso lanzamiento ‘el Cutter’, conocido por quebrar bates a diestra y siniestra, Mariano comenta que fue Dios quien lo bendijo con ese lanzamiento. Sobre este estilo de lanzar, una vez escuche de Derek Jeter, decir: ‘... es impresionante estar parado para batear, ver la bola, pero a la hora de hacer swing, no le das...’. Mariano, se convirtió en el Lanzador más difícil de batearle en las grandes ligas y gracias a esto hemos visto el gran respeto que le tienen los demás peloteros, por ser un caballero humilde dentro y fuera del campo de juego.

Las marcas registradas por Mariano en el béisbol de las grandes ligas lo dicen todo: en 1999, fue el jugador más valioso de la serie mundial; participó en 13 juegos de estrellas y en uno de ellos, en el 2013, fue el jugador más valioso. En su carrera deportiva alcanzó cinco anillos de serie mundial con los Yankees de Nueva York.

Mariano Rivera en mérito a su trayectoria en las grandes ligas, ha recibido reconocimientos individuales, con tal razón el Estado panameño, en 1999, lo honró designándolo abanderado de las fiestas patrias y lo condecoró con la Orden Nacional Manuel Amador Guerrero en el Grado de Gran Oficial, en reconocimiento por haber contribuido a que su equipo de béisbol ganara la serie mundial de ese año.

Hasta el día de hoy, sigue rompiendo marcas, convirtiéndose en el cerrador con más juegos salvados en la historia de las grandes ligas, tanto en post-temporada, como en temporada regular. Muchos dicen que un lanzador como Mariano solo habrá una vez, porque lograr todo los triunfos que ha alcanzado es muy difícil, ya que sus hazañas en este deporte llevan años de sacrificio y dedicación realizarlas.

Mariano Rivera ha demostrado gran responsabilidad por el deporte que practica, dándole gran importancia a su estado físico y de salud, por ello come bajo en grasas, no toma bebidas alcohólicas, no fuma y entre otras costumbres no levanta ningún tipo de peso con su brazo de lanzar, es un atleta ejemplar, único; todo el sacrificio que ha hecho le ha dado recompensas y nos da una lección de vida que entre más grande sea el problema, más grande es la bendición que se recibe.

Cabe recordar que a los 41 años se le practicó un estudio científico que dio como resultado algo increíble, que, a pesar de su edad, su estado físico es de un joven atlético de 25 años, esto debido al empeño y la disciplina que le imprime nuestro ejemplar compatriota al deporte que le ha dado tantas glorias y fama internacional.

Definitivamente, Mariano es un hombre de fe, porque siempre ha expresado que sus triunfos y éxitos deportivos son gracias a Dios. Esta manifestación de extremada humildad que hace grande como persona al deportista a quien hoy le dedicamos este artículo, nos lleva a concluir que Mariano vino a este mundo bendecido y su propósito, a pesar de la pobreza y toda la adversidad que trataron de obstaculizar su sueño, logró ser el mejor cerrador de todos los tiempos.

¡Mariano, gracias por todas las alegrías que le has dado al pueblo panameño!

¡Mariano, gracias por honrar a la patria que te vio nacer con tus triunfos y poner junto a ellos el nombre de Panamá en alto!

¡Esto me hace sentir orgulloso de ser panameño como Mariano Rivera!

ESTUDIANTE DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS. UNIVERSIDAD SANTA MARÍA LA ANTIGUA.