Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Maleantería política

En todas las campañas en que he actuado, desde asesor hasta director de la misma, siempre recomendamos al candidato que requiere de dos ...

En todas las campañas en que he actuado, desde asesor hasta director de la misma, siempre recomendamos al candidato que requiere de dos equipos y que estos no deben estar conectados entre sí. El equipo de campaña real, donde tienes a aquellos que tendrán funciones específicas en la campaña, destinados todos a interactuar con el objetivo de organizar, programar y ejecutar las estrategias de campaña. Pero también tienes que tener un equipo de ‘maleantes políticos’, cuyas tareas serán directas a desprestigiar y minimizar las opciones de tu adversario. Ese segundo grupo en Panamá ha sido súper efectivo a lo largo de la historia, todos recordamos como parte de ese segundo equipo los boinas negras del arnulfismo, los pie de guerra de los liberales, etc. etc.

Ya en nuestra nueva democracia los ilusos han creído que firmando un ‘pacto ético’ desaparecen de las campañas los equipos de maleantes políticos, lo que no saben o no quieren aceptar, es que en toda agrupación están estos miembros que actúan cómodos en el rol de la maleantería política. Por eso no me sorprendió ver nacer a un grupo como Panamá Avanza, porque bien decía yo, esos equipos no deben interactuar con la campaña oficial del candidato. Panamá Avanza es el brazo de la maleantería política de la campaña de José Domingo Arias, y atacará a todo candidato que compita con Arias.

En el 2009 la maleantería política le costó caro a la campaña del PRD. La campaña de desprestigió a Balbina Herrera de su ‘oscuro pasado’ (que nadie supo nunca cuál era), al final, original de copartidarios en la primaria, quedó de tema de fuerza de la campaña presidencial de sus adversarios. Advierto que los que trabajan en maleantería política no son maleantes, simplemente son maleantes políticos.

Para muestras de sus andanzas, podemos verlos en todas las campañas. Lo típico eran actividades de destruir o bien cubrir con afiches propios los de los competidores, o simplemente rayarlos con mensajes negativos. En extremo han derribado vallas publicitarias. Otra práctica común ha sido el graffiti, que bien utilizado perjudica enormemente a un candidato. Advierto que la maleantería del pasado no muy lejano era casi artesanal. Hoy, con recursos económicos asignados se ha tecnificado y ahora se usan cuñas publicitarias nacidas en el seno de los maleantes políticos de la campaña.

El anonimato en estos equipos antes era obligatorio, hoy se jactan de pertenecer a esos equipos. Panamá Avanza tiene toda una organización, con directiva conocida y voceros públicos, no esconden su campaña negativa en anónimos, dan la cara. Esto simplemente es un avance en el deterioro moral de las campañas. Y ahora, aunque se puede como en efecto se hace, dar la cara, hay muchas más herramientas que permiten actual en el anonimato. Cuentas de Facebook y de Twitter falsas, volantes y otras maneras del pasado ahora con más tecnología. Ya no necesitas un mimeógrafo, quizás hasta muchos de los jóvenes ni sepan qué es eso, ahora basta una computadora, una cuenta falsa de correo y a actuar.

Más sofisticado es el uso de medios digitales preferiblemente del extranjero. En nuestro país uno usado por años ha sido ElPais_CR de Costa Rica, o bien emisoras clandestinas o extranjeras, como en los años contra la dictadura donde una emisora tica era la vocera de la Cruzada, y en el gobierno de Endara se le condecoró en acto de la Asamblea. Muchos saben cómo usar la teoría del rebote con medios conocidos del extranjero. Los favoritos por la Cruzada, ejemplo, fueron Diario de las Américas, Miami Herald en español y el L.A. Times. Con el contacto adecuado le mandas la información que te interesa, la publican allá y la recoges acá como noticia de allá.

Con todos estos elementos nuevos, la campaña del 2014 será súper interesante. Ya detectamos el primer grupo de maleantes políticos actuando, Panamá Avanza. No dudo que panameñistas y perredés deben estar montando su equipo igual, serían demasiado inocentes si ellos no tienen activado su equipo de maleantería. Históricamente perredés, liberales y arnulfistas han sido buenos en eso.

Por supuesto que la gran población muchas veces no ve estos equipo como que tengan visto bueno de los candidatos que apoyan y tampoco asocian muchos actos ‘vandálicos’ contra publicidad de adversarios como responsabilidad del candidato presidencial, máxime que los diputados en sus campañas también tienen sus maleantes políticos e inclusive se ve más vandalismo entre diputados, alcaldes y representantes en lo que es publicidad visual, pero en lo que es uso de medios y digital la campaña presidencial sobrepasa en maleantería a las otras.

La pregunta del millón es ¿cómo parar estas campañas? Lo más difícil es poder responsabilizar a los que dirigen la campaña negativa. ¿Quién rompió la valla? ¿Quién pintó de negro el mural? Cuando sobreponen afiches es fácil responsabilizar a la campaña que lo hizo, aunque no sepas quién físicamente lo hizo. Pero si el fiscal Electoral advierte de multas altas por estos tipos de actividades, quizás baje la intensidad. También se pueden aprovechar las cámaras de centros comerciales, locales comerciales, bancos etc., inclusive las oficiales del Tránsito y gobierno.

Pero, sin pesimismo y siendo realista, viene una campaña dura, más sucia que limpia y espero no sea tan violenta como viví la de 1968. Los deseos de quedarse en el poder de unos y de llegar de otros presagian lo peor. Lejos quedó el ejemplo de don Pancho Arias, el caballero de la política.

INGENIERO INDUSTRIAL Y ANALISTA POLÍTICO.