Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Lenguaje de aves agoreras

‘Me truncan ilusiones las aves agoreras que revuelan. Mis negros horizontes sobrevuelan y con crueles graznidos desgarran emociones. Cua...

‘Me truncan ilusiones las aves agoreras que revuelan. Mis negros horizontes sobrevuelan y con crueles graznidos desgarran emociones. Cual cuervos embrujados enturbian mis visiones, alejan bellos sueños, me desvelan, me atormentan. A gritos me revelan horrísonas pasiones’.

(Poema: Aves agoreras, de Marcos Andrés Minguell).

Las aves agoreras revuelan dentro del PRD. En las dos últimas semanas hemos estado escuchando al licenciado Mitchell Doens demandar la renuncia de Juan Carlos Navarro a su condición legítima de candidato a la Presidencia de la República, so pretexto del resultado hasta ahora de las encuestas de opinión. Antes de abordar propiamente lo relativo a la conducta del licenciado Doens, quiero hacer rápidamente unas reflexiones acerca de mi militancia en el PRD.

En mi vida solo he pertenecido a dos partidos políticos: el Partido del Pueblo, Partido Comunista (quien fuera la escuela política de Mitchell) y ahora el PRD. Me inscribí en los momentos más difíciles del Partido, las tropas yanquis ocupando el país como consecuencia de la invasión del 89, la dirigencia del partido en la clandestinidad, en la cárcel, en el exilio y más de 20 mil perredistas y torrijistas, sufriendo un horroso estado de interdicción y cerco de hambre, impuesto por el gobierno Vichy de Guillermo Endara Galimany. Tome esa decisión por admirar a una Dirección Nacional (CEN) compuesta entre otros, por dos grandes patriotas: Gerardo González Vernasa y Mitchell Doens.

Juan Carlos Navarro es el candidato presidencial legítimo del PRD, elegido por el 97% de los votos emitidos en las primarias presidenciales y con una participación histórica de más del 40% de los inscritos en nuestro partido. Quien tomó esa decisión fue la institución PRD. Ahora ¿qué es la institución? Es una entidad autónoma por medio de la cual el agregado humano se transforma en una comunidad actuante. Tiene estabilidad, perdurabilidad en el tiempo y continuidad jurídica en caso de cambios; tiene, por último, una personalidad propia frente a sus miembros y a los extraños. Entonces, ¿cuándo se es institucional?, ¿cuándo a mí me conviene? o ¿cuándo le convenga a los intereses de la organización? Esas interrogante las debería de contestar el licenciado Mitchell Doens. Cuando aspiraba a la Secretaria General del CEN era institucional e instaba al respeto del partido, ahora, ¿porqué no respeta una decisión institucional? y de una vez por todas deja de jugar con los intereses de más de 575 mil compañeros miembros de nuestro partido y con el futuro de todo un país.

El licenciado Mitchell Doens, cual ave agorera con crueles graznidos que va desgarrando emociones, vaticina la derrota del PRD si Juan Carlos Navarro no renuncia. Recuerdo a este compañero montando una campaña contra Martín Torrijos y todos los miembros del CEN de ese entonces, vaticinando también su derrota en las elecciones del 2004, mientras él gozaba del confort de una oficina refrigerada en la Asamblea Nacional, con el beneplácito de la presidenta de turno, Mireya Moscoso.

Siento una profunda tristeza al ver que un compañero que ha sido formado con valores ideológicos, con una ética y moral revolucionaria, haya puesto todo eso de lado y alimente la voracidad de nuestros enemigos. Licenciado Mitchell Doens, si va a contestar, lo invito a que diga con quién está, con Martinelli, con Varela o con nosotros.

DOCENTE