Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Economía y ejecución social

La economía, los préstamos, las deudas impagables, las quiebras bancarias artificiales o inducidas, el desempleo y las protestas popular...

La economía, los préstamos, las deudas impagables, las quiebras bancarias artificiales o inducidas, el desempleo y las protestas populares son tema cotidiano actual. Es el sistema, es la dependencia, es el colonialismo, es la explosión demográfica, la concentración de capitales, la globalización que ahora va hacia la desglobalización como geopolítica, es la espiral dialéctica que continúa inexorablemente, es el socialismo real que ahora plantea nuevas formulas factibles de progreso?

Las economías están haciendo crisis. Pero no los grandes capitales, (UK, Centroeuropa) sino los grandes deudores (USA, Chipre, Grecia). Los ahorristas los transforman en accionistas y en desempleados. Los Estados financian a los ineficientes bancos con los dineros de los pobres. Pero hay gran concentración monetaria, ya no en países sino en corporaciones y consorcios. Por los mercados llegan a las guerras y después no saben como salir de ellas. Hoy van superando la pobreza crítica lugares que son gobernados por buseros, agricultores, torneros, ex guerrilleros. Surgen nuevas concentraciones de poder monetario (BRIC) junto a las masas de ‘indignados’, hay novedosas formas de concentraciones económicas (China).

La riqueza se derivan a los productores de materias primas. La energía es el poder. Las ambiciones y las metas mercantiles van en busca de nuevos arcoíris. La pobreza de los países subdesarrollados ahora también se instala en los industrializados. Las riquezas de ayer que saquearon de nuestro continente (España) y que luego fueron pirateadas (UK) y convertidas por la revolución industrial y su creatividad en el motor del supuesto progreso mundial.

Hoy, los países periféricos medramos en pos de los subproductos de ese crecimiento científico en la tecnología que adquirimos a precio de plutonio, envueltos en paquetes de inversión que nuevamente nos expolian dejándonos chatarras, deudas, pero sobretodo una sensación de dependencia e incapacidad por alcanzar nuestro real objetivo de digno orgullo de crecer para adentro. Que de que los beneficios de ese capitalismo importado se nacionalice en nuestro en nuestra propia burguesía. Pero sobretodo que se haga inteligencia, sabiduría, trabajo y riqueza en la sangre de todos los que aquí sudamos, construimos y soñamos.

Muchas aquí hemos predicado nacionalismo, original o copiado, pero lo alcanzado en la aparente soberanía, ahora se va quedando en los dividendos, las ganancias de las empresas que nos invierten, pero que realmente otra vez se llevan lo que produce nuestra geografía. No es que no se valoricen los aportes tecnológicos y también de préstamos que nos traen, pero el concepto es que los beneficios deben permanecer aquí. Para usufructo de sus dueños, pero también la expectativa debe ser compartirlo con la tierra y la gente que lo creo y lo hizo posible. Superar el colonialismo explotador para interiorizarlo como desarrollo nacional. Este auténtico y verdadero nacionalismo que ya lo expresaron otros, es la verdadera revolución que el país necesita. Es la misma que para sus países esgrimieron: UK, USA, Cuba y muchos más. ¿Dónde y cómo se refleja esta conducta? a nivel macro en nuestros enfrentamientos con los grandes capitales OCDE, FMI, BM. En nuestros contratos con todas las empresas que licitan en nuestras estructuras, en la actitud de nuestros empresarios que internacionalizan (venden) nuestras industrias y comercios, en no permitir la entrega barata de nuestro subsuelo, en la justicia social que debemos a nuestra población en un trato justo a los valores básicos sociales: agua, salud, alimentos, educación. La solidaridad continental es válida pero el primer compromiso es con los que trabajan y producen nuestras riquezas aquí y en cada lugar como un acto natural de justicia y estímulo a su superación colectiva.

En la seriedad para ejercer la política, la sociología y la filosofía superándonos en lo personal, lo gremial y electoral. Mirar el devenir diario del país; no para ver como lo explotamos, sino como lo superamos todos para el progreso y beneficio de todos, inclusive del futuro. Una liberación del pensamiento expresada en un enriquecimiento social, no solo en materialismo, sino especialmente en valores humanos que se traduzcan en capacidad, efectividad, trabajo, justicia, honestidad y también en bienestar material.

Los programas y los nombres propuestos deben ser idóneos, transparentes, honrados basados en trayectorias demostradas, prestigio apoyado en tecnología documentada, libres de todo cuestionamiento ciudadano y orientación de servicio comunal. Entonces este mundo que se ve anárquico, pesimista y hasta lúgubre con perspectivas políticas inciertas, dudosas y hasta violentas (guerras, corrupción, inseguridad) logremos reorientarlo con acciones concretas, con valentía y claridad de metas, a donde la honestidad, la ética, la eficacia y la dignidad nos conduzcan en un Panamá mejor.

Cuando maneje no tome en memoria del Dr. Puertas Gómez (urólogo).

MÉDICO Y EX MINISTRO DEL ESTADO