Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Cronología de una crisis canalera

Es una fantasía que alguna vez existiera un ‘Sistema de Contratación de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP)’, que garantizara licitac...

Es una fantasía que alguna vez existiera un ‘Sistema de Contratación de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP)’, que garantizara licitaciones óptimas y transparentes, y que el exadministrador de la ACP calificó como ‘impenetrable’. Este ‘sistema’ solo fue una fabricación publicitaria concebida para, todo indica, desanimar las críticas a la forma como se otorgó el contrato de la ampliación del Canal.

El 8 de julio de 2009 fue la primera vez que se mencionó dicho ‘sistema’, durante el fastuoso espectáculo televisado, mostrando la apertura de los sobres de la licitación; de esta manera empezó a disimularse que, el 12 de junio anterior, Massimo Ponzellini, presidente de Impregilo (para el gobierno de Silvio Berlusconi, lo que Odebrecht para el gobierno de Ricardo Martinelli), hubiera alardeado públicamente de que el consorcio ‘Grupo Unidos por el Canal’ (GUPC) había obtenido el mayor puntaje técnico.

Luego, el 17 y 18 de agosto de 2009, algunos diarios panameños informaron que, según un vocero de la ACP, ‘El Sistema de Contrataciones de la ACP, considerado un referente internacional en la materia, fue presentado en la XII Conferencia Anual de Transporte e Infraestructura que se celebró en Irving, Texas, Estados Unidos’.

Pero, según el programa de esa Conferencia (que cada año aparece en www.transportationsummit.com), el exadministrador de la ACP no fue orador en ninguna sesión general de dicha Conferencia, y solo fue uno de más de cien ejecutivos quienes, repartidos en 20 paneles de cinco ejecutivos cada uno, discutieron 75 minutos sobre diferentes temas, ninguno de los cuales fue ‘El Sistema de Contratación de la ACP’.

El 22 de agosto de 2009, un artículo de opinión en un diario local señaló que GUPC era liderado por la empresa española Sacyr y Vallehermoso (SyV), cuyo endeudamiento ascendía a ‘aproximadamente US$16,000 millones’; y el 23 de agosto el exadministrador de la ACP declaró en el programa ‘Diálogo’ de TV2, que ‘SyV... se encontró en algunas dificultades’, pero que ‘en el último semestre había mejorado su posición... 20 %... porque habían vendido una serie de activos que reducía en como €5,000 millones su nivel de endeudamiento’.

Pero el 1ro. de marzo de 2010, la Agencia Reuters reportó que el endeudamiento de SyV continuaba siendo alrededor de US$15,000 millones; así que dicho exadministrador aparentemente aludió a una operación que SyV había realizado en 2008, mucho antes que Luz María Noli lo entrevistara para TV2 (ver http://es.reuters.com/article/companyNews/idESLDE62019M20100301).

Considerando que la oferta de GUPC había sido B/1,965 millones menor que el promedio de las ofertas de los otros dos consorcios compitiendo en la licitación, y muchísimo menor que los estimados de varios experimentados ingenieros civiles independientes, una administración precavida de la ACP seguramente no le hubiera otorgado el contrato de ampliación a GUPC por un precio irrisorio, que normalmente va acompañado de múltiples reclamos más adelante, sean o no sean preconcebidos.

El decorado para esta presentación teatral lo suministró la compañía Constructora Urbana S.A., (CUSA), perteneciente a la familia del exadministrador, que forma parte de GUPC, y que probablemente ya cobró por su trabajo, primariamente consistente en movimientos de tierra y carreteras.

Considerando el sobreprecio del Metro, los directivos de GUPC deben pensar que pedir B/2,000 millones adicionales es algo extremadamente razonable. Queda en manos de los ingenieros serios en la ACP, garantizarnos una excelente obra.

JUBILADO DEL CUERPO DE INGENIEROS DE EE. UU.