Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Domingo H. Turner y el 9 de Enero de 1964

La conmemoración del 50º Aniversario de la Gesta Patriótica del 9 de Enero es propicia para reflexionar acerca del aporte teórico de Dom...

La conmemoración del 50º Aniversario de la Gesta Patriótica del 9 de Enero es propicia para reflexionar acerca del aporte teórico de Domingo H. Turner (DHT) al afianzamiento de la identidad panameña, en particular, a la tesis de la nulidad del Tratado Hay-Bunau Varilla.

En contraste con los gobernantes oligárquicos de turno y algunos políticos ilustrados de la época, que favorecieron su revisión parcial, DHT abogó desde el principio, por su abrogación definitiva.

No solo fue el motor del rechazo del Tratado Alfaro-Kellogg, junto con Harmodio Arias, como diputados ambos en la Asamblea, en 1926, sino que, como fundador de la ‘Sociedad Panameña de Derecho Internacional’, en los treintas, fue elaborando, junto con otros intelectuales, una sólida doctrina jurídica, basada en un análisis concienzudo de dicho Tratado, con el fin de obtener su anulación.

También fue autor de dos demandas de inconstitucionalidad de dicho Tratado. El 9 de enero de 1963 presenta la primera, argumentando que el Decreto No 24 de 1903 no fue aprobado mediante el procedimiento que consagraba la Constitución colombiana de 1886 ni la panameña de 1904, ni las siguientes; o sea, discutido en el seno del Órgano Legislativo y ratificado por ley de la República.

Turner considera que dicho Decreto fue suscrito bajo coacción, engaño y soborno por parte de E. U. Frente a la misma, la Corte Suprema de Justicia, a través de Fallo de 29 de julio de 1963, se basa en argumentos de forma para negar la declaratoria de inconstitucionalidad.

La segunda demanda la interpone en julio de 1963, y se refiere exclusivamente a los artículos III y V del Tratado de 1903, con base en que el texto constitucional establece claramente que el dominio sobre tierras y aguas nacionales corresponde al Estado panameño, cuestión que no respeta el Tratado. Este recurso también fue rechazado por la Corte, al año siguiente, con la misma argumentación del Fallo anterior.

¡Tratado Fatal! (Tres Ensayos y Una Demanda) es la obra cumbre de DHT. Fue escrita en junio de 1964, madurada la argumentación contenida en los recursos de inconstitucionalidad ya aludidos y al calor de los hechos que dieron como resultado 21 panameños muertos y 500 heridos, y divulgada al público en 1965.

En la misma se manifiesta la agudeza del jurista y político visionario, que toma en cuenta las circunstancias del surgimiento y desarrollo del Estado panameño, para delinear el sustento argumentativo que permita la anulación del Tratado de 1903, ya sea por parte de la Asamblea Nacional o, bien, en el ámbito internacional a la luz de los principios contenidos en la Carta de la ONU y de la costumbre y doctrina internacional, es decir, pasar de la etapa revisionista del Tratado, a la abrogacionista.

Parafraseando a Jorge Illueca, si ‘la producción intelectual de Domingo H. Turner elevó la fisonomía de Panamá como nación’, lo fue en la misma dirección que los hechos trágicos del 9 de Enero de 1964.

ABOGADA Y PROFESORA UNIVERSITARIA.