Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La verdad sobre el caso Harry Quebert

Éxito editorial del escritor suizo Joël Dicker, thriller policial, reconstruye la vida en una pequeña localidad de nueva Inglaterra. Es ...

Éxito editorial del escritor suizo Joël Dicker, thriller policial, reconstruye la vida en una pequeña localidad de nueva Inglaterra. Es un canto a la amistad. La obra gira en torno al proceso de la creación literaria.

El narrador Marcus Goldman, escritor judío nacido en Newark, incursiona en el oficio de escritor, la escritura como trabajo en solitario. Sufre una crisis creativa; tras el éxito de su primer libro, se encuentra ante el síndrome de la página en blanco, a punto de perderlo todo, consumido de ambición, amenazado por una demanda millonaria, debido a la presión editorial, recurre a su mentor por ayuda, Harry Quebert, conocido escritor de 67 años.

Quebert le invita a trasladarse a New Hampshire, a pasar una temporada en el tranquilo pueblo donde vive retirado, procura motivarlo para que vuelva a escribir. Aborda la relación alumno y maestro. Harry le enseñó a escribir: abrir su mente, darle sentido a su vida, sentirse vivo.

Goldman descubre accidentalmente una relación secreta, Quebert con 34 años y Nola Kellergan con quince años, desaparecida misteriosamente a finales del verano de 1975.

Goldman regresa a Nueva York, descubren el cadáver de Nola, tres décadas después, en el jardín de Harry junto a los restos mortales estaba el manuscrito de Los orígenes del mal, obra que le llevó a la fama, escrito, dedicado a ella. Había llamado a una empresa de jardinería para que sembraran hortensias alrededor de la casa, al remover la tierra, los jardineros encontraron la osamenta. Llamaron a la policía. Harry fue detenido, acusado de secuestro de primer grado y doble asesinato. Sospechoso del crimen de Débora Cooper, quien llamó a la policía el 30 de agosto de 1975, última persona en ver a Nola con vida.

Goldman regresa a ayudar a su amigo, decide quedarse e investigar, limpiar el nombre de su amigo, lo que le llevará a escribir su nueva novela. Encontró una amiga de Nola, que le confesó haber visto hematomas en sus senos, afirmaba que su madre le golpeaba los pezones con una regla de hierro, sumergía la cabeza en un cubo de agua haciendo simulaciones de ahogo. La hija del clérigo era esquizofrénica desdoblaba su personalidad para castigarse por haber asesinado a su mamá. El pastor, horrorizado ponía a todo volumen la radio para que no se oyeran los gritos.

A los nueve años quemó la casa en Alabama, sufría de psicosis infantil, le prendió fuego a las cortinas del cuarto de su madre, odiaba a su progenitora. Estaba feliz, cantando en el balcón, mientras la casa ardía. Cuando llegó su padre, confesó que había matado a su madre por malvada. Sufría trastornos psiquiátricos severos, perdía el sentido de la realidad, padecía episodios de desdoblamientos de personalidad. Intentó suicidarse cuando Harry la rechazó, era manipuladora, había mantenido relaciones con otro hombre mayor, que se enamoró locamente de ella.

Una noche de 1964 un grupo de jóvenes ricos borrachos inmovilizaron a Luther Caleb adolescente, estudiante de Bellas Artes, destacaba en pintura y literatura, lo aporrearon hasta desfigurarlo. Desgraciaron su vida, sus ilusiones, posteriormente, uno de ellos lo hace su chofer. Luther escribe una gran obra literaria, fruto del amor a Nola, rubia, promiscua, como la Lolita de Nabokov, la pinta desnuda.

El día que asesinaron a ambos, Luther venía a despedirse, había reconocido que su jefe era responsable de su monstruosidad. Quería alejarse de él. Le entregó el manuscrito original a Harry Quebert para que le ayudara a publicarlo.

Harry era un impostor, se apropió de la obra, la publicó como suya, vendió 15 millones de ejemplares, ganó los premios literarios más prestigiosos, enriqueció.

Escribir es como amar: puede ser doloroso. Es permitir a los lectores ver lo que a veces no pueden ver. En el fondo los escritores no escriben más que un libro en su vida. Los libros son como la vida. Nunca se terminan del todo.

PSICÓLOGA, ESCRITORA Y DOCENTE UNIVERSITARIA.